viernes, octubre 26, 2007

ESTREMEÑU: LA IDIOMA ATARUGÁ

A partil la semana prósima s'espetará ena aulas i pasillus la Facurtá Filusofia i Letras de Caçris el siguienti testu bilíngüi. Tó seya pol muestral a los filulogus i estuyantis a filulogus la desisténcia el estremeñu. Cuentu con que duri pocu, peru en leyéndulu la henti, argu s'abrá hechu. Veloilu:
"El estremeñu es el lionés d’Estremaura, endigual qu’el asturianu lo es d’Astúrias. Sin embalgu, sempri á bistu ciertus regañus nel su afilmaeru.

A la escontra, naidi á tiniu pobremas en izil qu’el estremeñu es castellano mal hablado cuandu quirian izil estremeñu mal palrau.

En efeutu, ain quien palran estremeñu, quien palran castellanu estremeñizau i, hueraparti, los que hazin el redículu precurandu palral castellanu almientádulu cumu estremeñu. Asinque, las hazionis emperialistas el palraeru castellanu án condenau, nu sin razón, el mal palraeru que desisti en Estremaura el castellanu. Peru, dendi drentu d’Estremaura, otra parti —menus hazión i menus emperialista, ofiaenti—, con un atestigaeru seculal i un usiu inenterrumpiu de patrás, adenúncia el mal palraeru que desisti de meyaus el sigru pasau hata angañu el estremeñu.

Los primerus, los emperialistas, acusan a los estremeñus del usiu sistemáticu e vocalis afechás postónicas i d’aspiral consonantis peru nu del gastaeru el enfenitivu presonal, del posesivu tónicu, d’apreciativus de graación en alvérbius i conhuncionis u de tenel, cumu los antígus latinus, parabras cumu megu, tegu, segu, vidi, didi, imus u abemus.

Los segunderus, los estremeñufalantis, vreaus pun continu guarreu foriatu qu’á abangau la su memória i el resuelgu con que la prenunciaban, anésicus tós, án orviau que palraban estremeñu.

Angunus Funes qu’enhamás orvian pol muchu que la rialiá chambi i s’eschanguin los usius, arreconcunaus pol braçus estremeñus, án alevantau la cabeça i án gañitau: «Hata aquina amus chegau!». Endispués de bel comparau el cántabru i el asturianu dangañu con el estremeñu atopandu milenta d’afiniais, dispués d’albondus estuyus lingüísticus, dispués la reconocéncia la desisténcia el estremeñu pola comuniá entrinacional, dispués de mas dun sigru literatura nesta palra, aluspués de belsi escrebiu la primel ortugrafia nolmativa, endispuesinu e toas esas cosas, ain quien, porfionis, entavia niegan la desisténcia estremeñu.

Hollándulu i esvreándulu con odiosas i ensustancialis comparáncias, los emperialistas afilmarán anti lo ófiu, nu que estu es castellanu (!), argu que s’aprécia ena primel visual, sinu qu’es un enventu, una fabulación. Una luenga palrá en Estremaura dendi l’Arreconquista pol millaris de presonas risurta sel una envención i, craro, pol esu es mestel atarugala pol mé el avehinaeru i el corrihieru. Qué ergumentu mas probi!

Esa á siu l’ación el pensaeru foriatu sobri la muestra luenga, ara ya mas menuspreciá pol puebru que nunca. Namás mos quea cuental cola henti nueva, colos estremeñus el mañana, paque nu premitan el acelerau espenaeru dun palraeru antigüísimu. Que nu seyan inorantis de luenga ni s’ehin hollal. Ena vuestra manu, ena e los falantis, está el puel dinifical el estremeñu pa esti resulhil. Abemus pocu tiempu: los relocis aguran las sus auhas pal ingrés i pal español i el orihoscu abati se mos á encahau."
...............................................................................................
"El extremeño es el leonés de Extremadura, igual que el asturiano lo es de Asturias. Sin embargo, siempre ha habido cierta aversión para afimarlo.

Contrariamente, nadie ha tenido problemas en decir que el extremeño es castellano mal hablado cuando querían decir «estremeñu mal palrau».

En efecto, hay quienes hablan extremeño, quienes hablan castellano extremeñizado y además los que hacen el ridículo intentado hablar castellano pronunciándolo a la extremeña. De este modo, las facciones imperialistas de los que hablan castellano han condenado, no sin razón, lo mal que se habla castellano en Extremadura. Pero, desde dentro de Extremadura, otra parte —menos facción y menos imperialista, obviamente—, con un testimonio secular y un uso ininterrumpido desde antiguo, denuncia lo mal que se habla extremeño desde mediados del siglo pasado hasta hoy.

Los primeros, los imperialistas, acusan a los extremeño del uso sistemático de vocales cerradas postónicas y de aspirar consonantes, pero no del uso del infinitivo personal, del posesivo tónico, de apreciativos de gradación en adverbios y conjunciones y de tener, como los antiguos latinos, palabras como megu, tegu, segu, vidi, didi, imus o abemus.

Los segundos, los extremeñohablantes, maltratados por una continua calumnia procedente de fuera que ha doblegado su memoria y el aliento con que la pronunciaban, amnésicos, han olvidado que hablaban extremeño.

Algunos Funes que jamás olvidan por mucho que la realidad cambie y se dañen los usos, mecidos por brazos extremeños, han levantado la cabeza y han gritado: «¡Justo hasta aquí hemos llegado!». Después de haber comparado el cántabro y el asturiano modernos con el extremeño encontrando miles de afinidades, después de muchos estudios lingüísticos, después del reconocimiento de la existencia del extremeño por la comunidad internacional, después de más de un siglo de literatura en esta habla, después de haberse escrito la primera ortografía normativa, justo después de todas esas cosas, hay quienes, porfiando, todavía niegan la existencia del extremeño.

Humillándolo y maltratándolo con odiosas e insustanciales comparaciones, los imperialistas afirmarán ante lo obvio, no que esto sea castellano, algo que se aprecia a primera vista, sino que es un invento, una fabulación. Una lengua hablada en Extremadura desde la Reconquista por millares de personas resulta que es una invención y, claro, por eso es necesario bloquearla a través de la vergüenza y la corrección. ¡Qué argumento más pobre!
Esa ha sido la acción del pensamiento de fuera sobre nuestra lengua, ahora ya más menospreciada por el pueblo que nunca. Sólo nos queda contar con la gente joven, con los extremeños del mañana, para que no permitan el acelerado morir de un habla antiquísima. Que no sean ignorantes de lengua ni se dejen pisar. En vuestra mano, en la de los hablantes, está el poder dignificar el extremeño para que éste resurja. Tenemos poco tiempo: los relojes apuntan sus agujas al inglés y al español y el ocaso casi nos ha llegado."

miércoles, octubre 10, 2007

ABATI AFECHU

Risurta indinanti vel el pocu enterés pola luenga estremeña, peru risurta entavia mas indinanti comprebal que tol ehuerçu hechu pol estremeñu nestus úrtimus 4 añus, de que ve la lus, s'asolana, cai i se puiri. El sueñu, que creiba pol neseziá, espena a poquinu a poquinu. Veu ya con mirá cansina i dehastá qu'el huturu duna Filulohia Estremeña cai ca dia mas lehoti. Estuyal, labutal de continu, envestigal: tó esu pahi el hazieru nu pa los própius estremeñus, sinu pa la luenga en sí.
Ain dos bandus d'estremeñus: los que se riyin del estremeñu cumu si huera un chisti u sal a uñas cumu si huesin viu una pantasma i los que án guarreau el estremeñu esmachiliéndulu cumu la luenga la yunta i el arau. Desisti, pol ehrácia u foltuna, un terzel espéci: la de los que cumu yo mos ehorçamus a dia a dia pol dinifical una luenga que de continu alcibi peñuscazus u lo que es piol, el rechazu de los que se cantean i güervin el culu.
Empreal el tiempu nel curtivu i estuyu dargu que pahi tan ensinificanti a los própius falantis, sin esmerecimientus, sin logrus, sin gastaeru es un HUNDIERU: un hundieru pol hundilsi tol tiempu en argu que vos pahi enuti i un hundieru polque es deprimenti sabel que runchal puna luenga que naidi quiri palral abanga, derrenga, acobarda i hundi pol compretu.
Aluspués de bel escrebiu una ortugrafia i el primel libru en neustremeñu tengu la satihación de sel el primeru en hazelu, peru la honda desazón de belu hechu pa ná. Nu desisti argu que mas holli a un paharu que quealsi sin alas, peru si amás de nu volal, ni tan siquiá es escapás de suñil: lo qué le hazi paharu? Es enuti vinilvus con metaforas. Lo tristi es sabel que los únicus que van a leyel estu son prehisaenti los que m'apoyan: a vuhotrus que me leyís nu vos quiu defraudal, peru entendei que endispués de comprebal el desenterés desistenti pol tós sítius, el ehuerçu i la pasión qu'é embrocau nel estuyu i curtivu el estremeñu se desipan u se quean herruhientus i mohosus cumu quean esas dambas dos obras qu'estan pombahu desti artículu.
Unus m'izin de muestral los mis trebahus huera d'Estremaura, qu'asín me hadrán casu. Peru yo el casu lo quiu de los mis paisanus: el estremeñu es pa los estremeñus, nu pa los filulogus foriatus que se pilran polas idiomas agonizantis. Espubrical argu cumu una Ortografía del Extremeño u un puemáriu que naidi va a leyel sedria hueraparti d'imposibri, caru. Seya ahuera u adrentu, es lo mesmu: espubrical esu es imposibri. Peru yo nu quiu vel las mis obras encuaelnás, esu es própiu del que vivi el escrebieru. Yo vos las regalu, polque quiu que deprendais i sintais el estremeñu sin cascárrias. Peru es ófiu que nu está esu drentu las entencionis los estremeñus.
En nu viendu risurtaus, quiziá me retiri el mundu la filulohia estremeña. Peru enantis de retiralmi quearé a los entresaus una gramática cola que puean gastal el estremeñu ellus i ellus i asi con mas voluntá i otimismu logran hazel lo que yo nu sedré escapás: opulal el estremeñu entri los própius estremeñus. Un abraçu. Silénciu.

jueves, octubre 04, 2007

PAN I VEREA, poesia en neustremeñu

Aluspués de bel escritu tantu en estremeñu, quiu que quei costáncia desa escritura. Sé lo efariciosu que risurta espubrical argu tan ténicu i que la henti pocu diba a valoreal cumu lo es una ortugrafia -ena cuala naidi muestra enterés- i muchu menus testus escritus en neustremeñu. Daí que prifiá dali a lus ena redi i nu en hormatu libru, cola asperáncia de asín chegali a mas púbricu. Esti el chascu el libru puemas Pan i verea.

Pan i verea es una seleción el hazi puemas escritus entri los añus 2006 i 2007. Cumu albondas vezis é creticau nesta própia bitácura, arrehuyu e tolo bucólicu i costumbrista p'abraçal una puesia mas lírica i filusófica, enllena d'ironia i crítica. Quien s'arrochi a leyelmi vedrá que ná tengu que vel con Grabiel i Galán, Chamiçu, Feijóo i toa está carrahilera puetas arcaiçantis. Esta puesia opula sobri el esgalaçu el costumbrismu i el cansinu cantal monutemáticu criandu velsus que, eno tocanti a lo escritu en estremeñu, es una crara volución endi el mas hondu desarraigaeru. El primel puema Oda trunfal las cibueñas abri el caminu a la comprensión el libru.


Pa muestralvus la totaliá el libru, é criau una nueva bitácura: Pan i verea. Vos envitu encareciaenti que la vesiteis.