domingo, julio 31, 2011

Alomorfia radical verbal: ditongacionis

Es un rasgu mu asseñalau en astul-leonés i castellanu ditongal la raís del verbu quandu acebi el acentu, si essa raís tien una e o una o tónicas. Otras lénguas comu el gallegu o el portugués no gastan de vocalis ditongás en estus casus. El castellanu hazi que la morfologia verbal sea mu rica i tamien enreosa pa quien deprenda essa léngua, porque á de deprendel-si oposicionis del tipu cuento/contamus o quiero/queremos.

Enas idiomas astul-leonesas el assuntu es entovia mas compricau, porque esti hechu lingüísticu se destiendi a una tupa de verbus mas cuyus contestus silábicus no son aparentis al castellanu. Un ponel, delantri de n comu en viengo (ogañu, normativu vengo) o de manera analógica enos infinitivus (entriegar, normativu entregar). Por mó de la norma de la ALLA, se hondea conas hormas ditongás a las vezis pa queal el paradigma assentau i regulal en el escrevieru, algu que no quita que estas hormas verbalis ditongás se sigan gastandu oralmenti.

Pal casu del estremeñu, ondi entovia tenemus una normativa crara: si queremus sel fielis a la realidá lingüística i craridosus cono que tenemus, bien teniamus que ponel por escritu la mesma situacion que ai oralmenti, quandu menus en esti espetu. La alomorfia radical en estremeñu, comu participa de la astul-leonesa, tien un haci de hormas que las gastamus lo mesmu ditongás que sin ditongu, hata en un mesmu hablanti. Estu no es por no tenel una norma, sino que la norma que está ena cabeça los estremeñus tien en drentu el usu de dambas a dos variantis, en el mesmu andal, enas mesmas cercustáncias i quasi que sin repunteu de denguna d'ellas. En esti casu no son variantis fonéticas namás, sino tamien morfológicas: raizis que gastan vocalismu ditongau a lo largu del paradigma. Assina, hormas comu entrieguis, agriegas, escuendis, viendrá, embruecas, suerbu afrentás con entreguis, agregas, escondis, vendrá, embrocas i sorbu se hallan en un mesmu andal: es un mesmu paradigma verbal, pero con dos realizacionis. Con tó i con essu, no es cenzillu aterminal quál es la horma mas correta, porque, vé-lo í, ain tiraerus i mos puei aparecel que las no ditongás son castellanas i las ditongás leonesas. Verbus comu fregal, resolvel o roal gastan hormas comu frega, resolvan i roa i que no están en castellanu.

Dal comu normativa la horma suerbu i inoral sorbu alañamus la froréncia de la morfologia estremeña, pero dal dambus a dos comu normativus puei hazel que el que deprenda la idioma s'abarulli i pecamus de desvertual un quantu-quantu la idioma.

Arreparandu ena manera en que se porta el hablanti d'estremeñu pa estus verbus, se alvierti que las hormas pressonalis ditongás son mas auténticas que las que no ditongan, pos es de gastal mas aquellas que vé-la equí estas, prefiriendu escuendi, embruecu, suerba o entriegas a las que no son ditongás.

Ara, pal tema los infinitivus el assuntu mua, pues la su naturaleza es otra: la analogia. Aquí sí essesti de ciertu un rehileti bien presenteru. El hablanti gasta lo mesmu briegal que bregal, agriegal que agregal, juegal que jugal, demuestral que demostral, sigún s'enfunda un horma conjugá ditongá o sin ditongu. Curiosamenti, el infinitivu no es cabeça del verbu, sino que es namás un endicaol de lo que tien en el su paradigma, de má que aquí sí convien asseñalal los infinitivus con ditongu o no comu variantis sustantivas, pa endilgal sobre la su conjugacion. Essi estau de vacilacion es bien destintu de otrus deverbalis comu los sustantivus d'acion tal que entriega o briega, que se gastan la huerça de las vezis ditongaus.

En conclusion: las hormas conjugás ditongás se tienin por mas leonesas, lo mesmu que deverbalis tipu entriega, pero, a la contra, los infinitivus, que tamien son deverbalis, rehilan ena horma, pusiendu tan aina el ditongu, tan aina la vocal sola.

El analís mos lleva a pensal en una possibli normativa andi quein asseñalás tantu las hormas ditongás comu las que no, dandu por paradigmáticas ena conjugacion las mas leonesas, es dizil, las ditongás, por sel las de mayol usu entre los hablantis menus castellanizaus, entri que pa los infinitivus, es comenienti que el dicionáriu asseñali dambas hormas.

jueves, julio 28, 2011

IV edicion Día del habla serraillana


Esti añu los serraillanus celebran la IV edicion del "Día del habla serraillana" en el que averán passacalli, baili, recitalis i mas que ná palraerus! El dia antis idremus angunus del OSCEC a dal una chalrina pallí: asperu que poais dil angunu de los dias!

domingo, julio 24, 2011

Parabras Vegas Bajas

Vos ei puestu otra retahila de parabras de Las Vegas Bajas. El estremeñu de aquí cuenta con un montonau de parabras tan lindas comu curiosas.

De las mas polias que tengu arrecogias está descapechá-se que es desencariñal-si i aborrecel a otra pressona de chopetón.

Los sentius de desanunciá-se i desaturdí-se s'acercan al anteriol, pero son mas aparecius a desentendel-si, dessimil-si.

Quea atestigá la destension de las palatalis ata esta zona, pos ayel mesmu arrecogí el verbu desñucá, que junta desnocá costituin las dos variantis que se gastan paquí.

Froris encaracolás, vaivienis i pressonas deslavás dan güena cuenta de la riqueza que no me cansaré de dizil-vus que tenemus.

Frasis comu sé una carta cerrá, rompé las águas i parecé un baçá son otrus de los materialis arrecogius.

Amás, tamien ei decumentau el usu del verbu avel temporal ena frasi á que no... con el sentiu de "hazi que no...", "hazi muchu que no...".

A los que preguntan que quándu vo a sacal el dicionáriu i tós estus materialis, les digu que pacéncia... porque el correntón de parabras, dichus, locucionis i hechus lingüísticus lleva demaseá huerça i es compricau no ahogal-si en él.

Poeis vél estas hallauras aquina.

sábado, julio 16, 2011

Un castellano bastante puro de raíz y correctísimo de sintaxis


Ayel tardi, acolocandu priegus i librus que tenia apartaus, di con angunas cosas que ya ni m'arrecordava, comu estórias de lobus en La Puebla, angún romanci escritu tiempu á i librus d'Estremaura. Pos entre estus librinus hallé unu que me llamó l'atencion i que no lo tenia leiu. Se trata de Extremadura, de Eusebio García Luengo, escritol i ensayista estremeñu. Visteandu-lu por cima, arreparé en un capitulinu entitulau "Lengua y prosodia". Tardé ná i menus en vél que mos dizia esti escritol a tentu de la léngua en Estremaura. Me queó almirau:

"Se habla un castellano bastante puro de raíz y correctísimo de sintaxis. Como es natural e inevitable dentro de cualquier lenguaje, sobre todo si se halla bajo influencias de otros más poderosos y expansivos, el extremeño sufre de continuas alteraciones.
"He dicho lenguaje extremeño -no idioma ni lengua- y reparo en que apenas existe. No existe ni siquiera como dialecto, a despecho de localismos y pintoresquismos [sic], que sí abundan, especialmente en determinados lugares. [...]
"Sí, insistiré en que se habla un castellano natural, un poquito rancio en ocasiones, con sabor añejo, en efecto, pero siempre, precisamente por ello, de buena, de excelente raigambre; con algunos localismos, repito, pero siempre rico y jugoso".

Esti ombri era natural Puebla de Alcocer, en La Sibéria, pero anduvu muchu pa los Mairilis. Pola esperéncia que tengu i polo que oyu en el mi lugal que tuvu muchus colonus que vinun d'aquellas tierras (Herrera el Duqui, Villarta) conselvan un léssicu mu ricu i una tupa de leonesismus. El libru mos da datus de puebrus i ciais estremeñas, con angunas enteracionis culturalis como vé-lo í el capítulu esti. Assinque no sé cómu es que dizi que en Estremaura se palra "un castellano natural".

De las letras estremeñas, a las que dedica un parrafinu a Gabriel y Galán y Chamizo, sustien estu:

"Por lo demás, expresiones tales como 'me jieden los hombres que son medio jembras', de Gabriel y Galán o 'arremete p'alante, mete juncia', que hace decir Chamizo a una madre que da el pecho a su niño, no pasan de pintoresquismos triviales que no alteran nunca la esencia del lenguaje".

Está polo craru que el desconocimientu que tien a tentu de las lénguas d'Estremaura muchus de los literatus es assolutu, trompeçandu a ca ná en el tópicu de que el estremeñu es castellanu mal hablau, o comu él mos cuenta, con "pintoresquismos". Es prejisu mual esti incorretu i dañinu estalagi, pusiendu al estremeñu comu si huera una tela desharrapá i cotelosa, tela, a la vista está, de hechura castellana.