martes, noviembre 01, 2011

Las partis olviás de la gramática estremeña

Quandu mos acercamus a una lengua que no á teníu una tradición escrita o á síu mas bien escassina, ain muchus pobremas de ná que mos enliamus a aprendé-la.

El estremeñu, tratau polos entereaus en custionis lingüísticas, comu una rebrujiña de hablas o un dialectu que en pocu se desvía del castellanu mas que en vulgarismus i arcaísmus, á estau faltu de recursus que lo regularizaran i tamién materialis que sirvan pa aprendel. Sin embargu, sí que abondecin parabrerus i descricionis, a las vezis mu técnicas, a tentu de la fonética, en pubricacionis pola Redi o empressas. En essus estudius mu poquinas vezis s’arrepara en otras partis de la gramática, comu la sintassi o la semántica. Del estremeñu sabemus que en La Mairoñera dizin hazel comu en Casangomi o Peralis, pero no sabemus ná de los usus d’esti verbu comu no seamus hablantis nativus, pos en parti denguna vien espricau que se diga echal fotocopias i no *hazel fotocopias. Tamién sabemus del estremeñu que se mienta estrébedis, pero mucha genti nueva no sabi qué es essu. Ansí conocemus que se dizi calapatriciu, galapatriciu i calapatriscu, pero si mos preguntan por quál d’ellas está mejol dicha, no divamus a atinal.

En el enxaretaeru normativu duna lengua ai que estal al tantu dun haci de fenómenus lingüísticus, por essu los que s’án arrimau al estremeñu namás que pa sacal pronunciacionis i parabras no arreparan ena sintassi ni toman atranquiju en que antigual de cogel se dizi agarral i antigual de cabel, cogel ni que al atrás del ábati es capás de dil un si o un no espletivu o que se dizi unas vezis i no *algunas vezis. Ata hazi ná no mos amus enliau a decumental i arrecogel tós estus hechus que son, en verdá, los que desapartan una lengua d’otra: las selecionis de parabras i parabras, la estrutura l’oración i las costrucionis.

Por tó essu es mestel pa la norma común del estremeñu tenel en tó i por tó hechus estus puntus:

· Ortografía. Propuesta ortográfica sacá por un órganu o una entidá reconocía por una parti de la sociedá estremeña que sirva de representación escrita acordi i arregru a una variedá lingüística. Assín una ortografía tien que arrecogel unus endilguis pal escrevieru que den norti de si hechura se pon con h con j o con x o si carestía lleva tildi o no.

· Ortología. Aterminación de la pronunciación mas derecha las parabras, acisti de tonillus, recta costrución de locucionis i frasis. Assín es mestel tenel un libru con endicacionis de si hazel está mejol dichu con [ð] que con [θ], las manera de entonal un ave arregru a su senificau o cómu es la espressión gracias que o gracias a que.

· Morfología. La morfología sirvi pa ponel qué hormas lleva una parabra sigún la función que tenga ena oración, de mó que es mestel que toa lengua tenga tabras con paradigmas que mos ofreçan las hormas pa tolas categorías semánticas i sintácticas que aigan: pal vocativu, pa la primel pressona presenti, pa los apreciativus, pa los graus aljetivalis, etc.

· Concordancia. Entre la morfología i la sintassi convién tenel craru qué hormas lleva una parabra arregru a otra a la que baraja o está barajá. Assinque es mestel un trabaju que mos diga que hocinu concuerda con aguzau i no con aguzá, ni aguzaína ni aguzaus i que si es genti el verbu puei dil en prural o en singulal: la genti de tos laus quieri(n) salil ena teli.

· Sintassi. Una norma que mos descriva los gastus oralis eno tocanti al ordin las parabras ena frasi, cómu están hechas las espressionis i locucionis, mos valdrá pa assental duna manera crara si ai deferencia entre dizil tol mundu i el mundu tó i que en estremeñu está mejol dichu me s’á eschangau el cochi que no *s’á eschangau mi cochi.

· Semántica. El sentíu las parabras, enque venga arrecogíu en un dicionariu, no val del tó pa aprecial i sabel gastal la parabra majuelu o sigún el valol que tenga acordi sigún eno que esté dichu puea lleval estal o sel, porque una pressona está acordi si está fresca pero es acordi si obra con conocimientu.

· Dicionarius. Un dicionariu que arrecoja ordenámenti las parabras de l’idioma, fixandu grafías, pronunciación, definicionis, usus, locucionis, etimologías, etc. es mestel pa la consulta i el aprendizagi de qualquiera lengua. El usu de parabrerus localis, por campus semánticus o técnicus compretan, pero no sirvin pa aprendel.

· Materialis didácticus. El acessu a toas essas obras, que son técnicas i pragmáticamenti insussas comu no sea unu enterau en custionis lingüísticas, se tien que hazel por mé de materialis didácticus que den un pograma del enseñamientu de la idioma, por graus, i que por mé de exercicius, leturas, pláticas, testus adataus puea aprendel-si la idioma.

Tós estus puntus son mestel por una parti, pero no son los únicus. El mas emportanti es el de la concenciación entre los propius hablantis, achicaus pola presión lingüística del castellanu. Amás es prejisu tenel pressonas hormás en estremeñu, lingüística i pedagógicamenti, pa poel dal carrera en custión del estremeñu, la su literatura, estoria i coltura. Cursus de estremeñu hechus por organismus, associacionis o la Almenistración, un grau universitariu i representación en escuelas, estitutus i ena UEx sedrían el sostribu pa no cael ena perda de hablantis ni de la coltura que lleva endrentu. Amás, la huerça dun colectivu d’escrivientis que den nombrería a las letras estremeñas hadrá que la lengua puea entral en mas andaris de la sociedá.

Lo mejol de tó estu es que ya llevamus unus añus a trabajal paque tó estu sea possibli i que el estremeñu puea convivil conas otras lenguas de Estremaúra en igualdá de condicionis, tuviendu el respetu, el gastu, la acetación social i la representación que mereci.

1 comentario:

crudima dijo...

Mu bien espricau Ismael´, m´lo e leiu toitu enteru y lo vo a ponel calgau en la mi paxina. Animu qu´estais hiciendu una guena tarea pa sacal pa lanti a nuestra queria y sentia horma de hablal. Un abrazu.