jueves, mayo 10, 2012

La conformidá estremeña


Quandu se llevan varius añus a estudial una lengua fundamenti oral, se vein entre las palabras, la su hechura i el gastu que llevan, no gramática namás, sino cómu es el caraiti delos falantis. En el estremeñu, lengua con una tupa de prodecimientus de criación léssica por derivación i una riqueza léssica que los que arreparais en ella o que leeis esti blogui de continu eis poíu vél, sin embargu naa en insultus. Tenemus un cientu de maneras de mental la calamorrería con ajetivus, sustantivus, espresionis i frasis, peru poquinas pa asseñalal la inteligencia: estu aconteci en tolas idiomas, por sel el ombri más dau a atestal que a brindal cumpríus.

Essu no precupa, peru lo que sí es aginanti i deviera de dal-mus el espanturrión es la tupa de palabras que asseñalan ala servidumbri. Paque vos echeis una idea, hadremus un bandeu somerinu por essa parti dela nuestra idioma que, sin desapartal-mus delas vozis popularis —no mentaremus cultismus tardíus— dan cuenta del sentimientu d’apressión i sumissión los estremeñus.

Prencipiamus por cómu llamamus al señol. La horma más destendía i usual es amu, de gastu destensu en época medieval. Las hormas dueñu < dominum i señol < seniorem apeninas se gastan. El amu es en estremeñu el posseeol, de fincas, ganau i pressonas: es lo que palos romanus hue el dominus. Alogu tenemus la palabra señoritu que asseñala más que ná al terratenienti que, en siendu d’ahuera la huerça las vezis, era amu. Estas vozis que paecin que son de mu largu nel tiempu, son corrientis en estremeñu, pos amu sigui gastandu-si con el sentíu de propietariu o dueñu, dixiendu-si: el amu’l perru, el amu’l cortiju, el amu la casa, el amu’l cochi.  Con señoritu sigui llamandu-si alos riquinus de capital de provincia o folasterus que possein fincas, castillus i cortijus en Estremaúra.

Alogu, palos trebajus los estremeñus —no olvieis que hablu en general— que aigan vivíu i vivin vos dirán d’ellus de continu que son arrastraus, míseris, perrúus o de perrus, d’escravus peru no dinus. Lo de trebaju dinu es algu mu moernu. Que essi trebaju no era la huerça por cuenta propia i pa beneficiu familial lo atestigan las vozis servil entre mugeris i trebajal pa entre ombris comu jornalerus. Palabra de cuñu estremeñu es escravitual-si que sinifica  «vivil ena escravitú».

Peru lo más tristi no es la división social que án teníu los estremeñus por ventura estórica, sino que, delantri l’apressión tan cisti i contina, alos estremeñus namás les á salíu del’alma izil  «ave!» comu si por circustancias la ruea’l tiempu mos tocara viví-lu, sin poel hazel ná, sintiendu al pechu la fatiga dun fatalismu combatibli contra’l que ná se obra. Sigrus de sel una sociedá mayolmenti escravituá á menuíu tantu la voluntá que cayendu en un epicureísmu particulal no hizimus charracina denguna por no molestal. Los estremeñus te dirán ave, cadacé o vaya contra lo que no se vein escapás de mual i essu es, por desgracia, muchas vezis al cabu’l día. En estas cavilacionis que trai la lengua i sienti el espíritu se cai en barruntandu una sociedá ca día más aprimía pola sitación d’ogañu i que acarca entovía más dispués del passau que, empurrau, cargamus. 

El día que se hondei con el sentimientu del ave! i del cadacé!, quitandu los atijus duna vergüença impuesta, i abarbi dientru la concencia la capacidá de poel siguil el nuestru caminu hechu piera a piera por nusotrus propius, podremus pulal. Quizá que tengamus que landeal por qué la obrigación de servil se mos infundi sel necessidá, quandu no dexal de sel essu, una obrigación, un atiju. Si en algu tenemus que echal el nuestru tiempu, que sea en essu. Amus a tracamundeal el servil i antigual de trebajal pa otrus, lo amus a hazel pa nusotrus! Amus a arrecuperal el vieju caraiti de ayúa, afíu i confiança que mos brindemus antañu entre nusotrus i nusotrus, porque no vá a venil otru dengunu que mos emprei.