jueves, agosto 23, 2012

Heríu de muerti

Algu precupanti está aconteciendu ena lengua cotidiana los estremeñus. La suposición del léssicu propiu que está siendu aballau polas palabras castellanas no hazi más que ponel etiquetinas de "antiguau" alas vozis tradicionalis. Estu lo llevamus sufriendu varias décadas i no es ata agora quandu prencipiamus a arreparal en que pillar está hondeandu con el entallal o el entrillal, el patio con el corral, la hierbabuena cona presta o el bacon cona tocineta. Estu está passandu tolos días i en tolas edais.

Peru si ai algu que parecía que poía aguantal téntigu l'arremetía delos airis del sul essi era, velaquí, el sufixu -inu. Unu dahuera que no sepa qué es el estremeñu lo comprenderá densiguía quantis que sienta el gastu del -inu. Un gastu que ni las gramáticas puein atinal a descrevil i que namás s'aprendi conos añus. El cochinu corri ligeru, me dixun una ves en Los Inojalis: essu namás lo puei destinguil un palranti. Quandu falta meia orina no dizimus que pa llenal el boti d'orinis mos quei la metá. Tapocu mos enreamus quandu dizimus que essas faldas son cortinas. Buenu está.

El sufixu -inu no es qualquiera apreciativu: embaxu delas sus letras está el puntu sujetivu dela sensación en estremeñu, ondi la emoción está por cima dela gramática llana i del propiu pensaeru, abangandu la caía i tomandu otra colol la superficii la lengua. Es el morfema más libri que tenemus i mo-lo están achacinandu.


En estus últimus mesis me estó percatandu de que los sufixus meridionalis están hondeandu con tol sistema gramatical i agramatical que encierra el -inu. Una nueva moda está escuajarrandu -verbu huerti i que vien a pelu palo que está passandu- el nuestru -inu. Trenteñus, quarenteñus i cinqüentonis están palrandu de poquillo, caxilla, cochezillo, muchachillo, chiquillo i milenta de vozis arrematás assín que ya están hediendu. Ata ai ná, quandu un estremeñu gastava el sufixu -ill- lo hazía de chungueteu o bulra, comu quixiendu remeal, i dizía: graciosillu, reflanzillu. El pobrema está en que essi chungueteu o bulra está ora  dandu agua alas sensacionis del -in- i lo que era una manera interna de entendel la ralidá, se está envirtiendu en una manera de arrendal lo que palran ena teli i lo que hablan los andaluzis, disformandu el poquinu en poquillo: ya no es "poca cantiá arregru alo que yo sientu, menuíu, amenorandu", ora lo escuchamus comu un desconcertanti "poca cantiá, pixa!" que es impropiu del estremeñu.

Con estus desairis ala lengua no se está perdiendu namás un morfema, sino una función lingüística enrazá i propia comu lo es la sensación, el caraiti i la opinión que mos está al respetivi delas cosas materialis. Es comu si de chopetón dexáramus de entendel el mundu en estremeñu i se sustituyera por algu folasteru que tracamundea tó. Comu estu siga avançadu-si en cima de nusotrus, el estremeñu está heríu de muerti.




6 comentarios:

Juanín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juanín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juanín dijo...

El únicu arregriju lo tenemus en siguiendu la briega. Las palras castellanas i andaluzas mos esgalaçan la nuestra dende'l norti i dende'l sul... apergollamus el estil i ahilamus palantri!

Atsiistsin dijo...

En verdá no hay un sistema meridional d'apreciativus generalidáu. Pa un terciu d'Andaludía lo típicu es el -ico, ni -iyo ni -ito, y el -ito tiini menus gastu jata que paquí, el su sistema d'apreciativus es tan ajenu al castellanu o al sevillanu comu el muestru. Lo que s'emponi paquí es una mesturiña cosas castellanas y de pa Sevilla.

Atsiistsin dijo...

Más, en gran parti del territoriu castellanu-palranti el sistema d'apreciativus es diferenti del standard castellanu típicu y de las palras sevillanas. En to Aragón, pa Zamora, Murcia, Andaludía oriental y gran parti de la Mancha gastan el -ico y pocu el -ito o -illo, con matidis y gastus mu diferentis. Pa Canarias los diminutivus se gastan más y gastan muchu los diminutivus dobris (casitita, libritito) y pa América Latina hain sitius andi tiinin sufijus particularis, comu pa Bolivia el diminutivu en -ingu o los aumentativus en -angu. No es un pobrema esclusivu muestru, ni tan ensiquiera un pobrema namás d'idiomas diferentis de la castellana, sistemas ajenus d'apreciativus s'están entrandu en to tipu de palras. Los sufijus apreciativus son una cosa que varía muchu diatópicamenti en palras romancis ibéricas (en luengas comu el catalán o el portugués tamién hain diferentis apreciativus con gastus diferentis en ca sitiu). Es ciertu que la perda del sistema de sufijus apreciativus del estremeñu es tristi, más cuandu el gastu d'esti rasgu es difici de prescribil y esplicoteal, pero estu no aconteci namás con el estremeñu y no habría tapocu que ponel al mesmu nivel las perdas más propias definitorias y esclusivas de l'estremeñu comu luenga y idioma en sí conas que son igualis que las que sufrin tantas variantis del castellanu por uniformización de la palra.

Atsiistsin dijo...

Por ejempru, en portugués al lau del -inho tamién gastan el sufiju -ico pa zonas del Minho, -eco pa zonas de Ribatejo y el -ito en tol Alentejo (que jadi que se recuperi la consonanti nasal, a diferencia de -inho: pa perrinu están "canito" y "caozinho". Ca sufiju tiini matidis mu particularis y propius y to essu s'está perdiendu. En mallorquín tiinin un sufiju diminutivu en -eu que no es conocíu pa otrus sitius andi palran catalán.