lunes, abril 29, 2013

La calçá de Trugillu a Coria

No se apura Trugillu en vivencias: tantus huerun los pobraoris d'esta milenaria ciá que no se puein albarcal las huélligas que quearun. Alos ojus moernus puean parecel pieras esparramás unas, arremangás otras, hincás pa un lau o acostás pa otru. Alguna paré farrungá, ozenas de portillas, barrigas que ensoman polos çarçalis. Cercas i callejas. I sin embargu, entendemus mejol Trugillu dendi estas cercas o dendi los imponentis canchalis delos sus berrocalis que viendu velallí los palacius: essi es el Trugillu que gusta de regenteal entre turistas espasmaus, escupiendu parriba la estoria del chacineu i la mortandá. Peru amus a dexal los descalientus palos que se sientin ergullosus d'essa estoria negra i volvamus mejol palas callejas de debaxu del castillu, al norti, enantis delas tierras dela Madalena.

Puerta dela Coria
 El viagi mos lleva dendi la puerta dela Coria ata la cerca de Pillito pola calçá romana que ajorra a esta parti dela muralla. 
Puerta dela Coria dendi ahuera
 Formi se sal dela puerta dela Coria puei vel-si la parti dela Madalena en tola su destensión. Dendi alli se vein las varias costrucionis que'l ombri antiguu pusi sin señalal-si nel paisagi, pos dendi largu namás son canchus artificialis i quairaus, en almonía con la plaera.
Arcus
 Al lau unus lindus arcus que sirvin de picaeru sustienin las riquezas que los que dimus a vel más abaxu no conocierun.
Calçá romana
 Siguiendu la verea que es agora la calçá romana que ahila pa Coria mos perdemus entre callejas, portillas i parelis que vain esbarrumbandu-si en silenciu.
Puerta sin engarilla
 Alo largu las callejas se retuercin i alargan comu músculus dun cuerpu que agoniza entre los pocus ganaerus i pastoris que lo assujetan.
Calleja cona calçá
 Las callejas se cierran entre çarças i xaramagus, tapandu el passil, perdiendu-si el suelu i mesmu la propia calleja que se convierti en un passillu vegetal, pocu aptu pa jerselis.
Calleja llena de fusca
 En passandu una vieja portilla con ombreras mistas de piera i ladrillu, entramus ena cerca de Pillito i el coraçón se sobrecogi. Los pies rehilan, no pola umedá dela lluvia rezién caía, más bien comu sintiendu que essi suelu es sagrau. Los Caserones dela Madalena, de frenti, entriegan las sus parelis al tiempu i ala pruma de poetas románticus que alampan polas ruinas del ombri.
Los Caserones dela Madalena
 Atrochíu polas vereas que apeninas se destinguin entre la fusca, ahilamus de frenti en cata duna otra paredi de cerca i allá atrasoti, escamuflau en otra cerca i inculta entre el verdol dela plaera s'assitian los restus duna basílica o quandu menus essu dizin.
Basílica
 No sedría ralu que l'arquitetura del ássidi que se condura entrillau ena paredi duna cerca mos convidi a pensal en un templu. Es suelu sagrau, se sienti enos pies, peru más antiguu que essus restus medievalis.
Ássidi
 Los sillaris que dehechamenti destraçan el ássidi es lo mejol que puei aprecial-si esti yacimientu. 
Sillaris del ássidi
 De frenti a este cabeceru se puei barruntal el arranqui delos murus enterraus en el terragueríu, en baxu del xaramagueu.
Pozeta
 Los sillaris están esparramaus, peru puei vel-si un ángulu duna pozeta (una pila, quiciá?) a escassus metrus del ássidi.
Cerca

Arremati del ássidi

Sillal

Sillal
Es compricau echal-si una idea del importanti d'esta parti de Trugillu. Cimenterius i templus de tolas épocas alevantaus cona piera provincia están por aquí. Tumbas, lápidas, urnias i vasijas s'encontrarun. Monolitus, calçás i murus están por tós laus i mos están piiendu respetu i conocencia con una vos bronca de granu i en lenguas que ya no se palran paquí. El verdaeru Trugillu, clissau polos palacius, permaneci incultu enos campus, apenas conociu polas vacas.

domingo, abril 28, 2013

El cordel de Ruanis


Enverneci el campu i tó al reol revienta con un estrumpíu de coloris i goloris que ni máquina de retratal ni ordenaol de altas resolucionis poían trael-vus aquí. La primavera estremeña dueli, entonteci i amoorra i, sin embargu, remocea i da espabilación alas almas que alampan pol sol. El misteriu namás puei sabel-si viendu pegal saltus alos langostus, tronchandu magarças, trompeçandu entre canchus i hundiendu el pie en honda yerva.

Dexandu los pelus delas pargañas enreal-si entre los deus, sintiendu el chiribeu de páxarus, viendu las piaras de vacas romiandu, sin endañal, namás passandu comu'l airi que se cuela entre las enzinas, ramajeandu i cargandu-si delos goloris. Precisamus d'essi verdol que mos çoronguea i entrapa, que mos limpia los ojus delas luzis artificialis i mos roça las perneras sin pensal.

Aquí teneis un cachininu d'essa primavera estremeña, que dueli i remocea, dela primavera trugillana que ajorra pa Ruanis pol un cordel de ganau, que atraviessa una linda puenti por cima de Magasca, cogiendu berrocal, cogiendu plaera.

Ombreras que apreparan la ruta

El cordel
Pegas aposás en el canchal


Curita 

Canchal ajorrandu el Berrocal

Lagareta arriba dun canchal

Canchalis del Berrocal

Engarilla

Paré de piera

Langostu aposau

Escoja dela flora

Liriu abiertu

Abrevaeru de ganau

Puenti ena terminación de Trugillu sobre Magasca

Puenti dendi'l caminu dela Sotanilla

Almiración dendi la puenti nueva dela carretera ala Cumbri

sábado, abril 20, 2013

El picu de Mirabeti

Las caloris apretan, más delo comenienti palas fechas que son. Peru no quita essu de dil a assolanal-si alas cotorinas d'esta linda Estremaúra. Las prantas, que ahuyin de cozel-si, se cogin un poquinu del ressenciu dela nochi i escuendin el rocíu de pola mañana. Es precissu aprendel d'ellas.

Taju i Almarás
 La otra tardi anduvi a subil el picu de Mirabeti, que está desviau del tuni modernu, que es conocíu dela genti que subi i abaxa delos Mairilis más que no el puertu antiguu, que no conoci ya el trasiegu de cochis i ombris. La sierra de Miraveti es una lindi, continación delas sierras de Monfragüi: pabaxu las tierras de Trugillu, al norti el ríu Taju i la artificial manu del ombri.
Sierra de Mirabeti
 Tien buenas pistas de tierra pa subil, con estu dela esplotacion forestal de pinus folasterus i por sel vía de andarinis ata Monfragüi, de má que ensomal-si dendi arriba i vel esti cachinu estremeñu es cenzillu i agraecíu.
Endicaol arriba nel picu
 Es bien curiosu que enque el sitiu es mu propiu pa toa crassi de fauna, mesmu los endicaoris train paxarinus pintaus, no sentí páxaru nengunu en tol ratu que anduvi pallí. No se barruntava xaramasqueu ni ramajeu: ná. Silenciu que desinquieta la tranquilera dela sierra.
Las Casas de Mirabeti
 En subiendu se vá arreparandu el porqué. El zumbaeru de cordonis cargaus de lus, la pressión delas torris con parábolas i entenas pesa más ena cabeça que'l propiu solatu. 

En baxu puebrus brancus se destacan eno verdi delas dehesas abarcaus por ozenas de caminus i carreteras que con retortuñas atraviessan cerrus, colás i llanus.
Las Ventas
 Detrás, las Ventas aburrías, s'enllenan de polvu i se quean sordas de cochis i viagis. I mirandu pa salienti la sierra s'entremescra con montis mal altus que barruntan los Iboris i las Villuercas.
Almarás
 Alo largu, nel llanu, Almarás i las torris dela central s'assientan junta el'agua. En siguiendu el caminu que destraçan las torris dela lus pareci que llegas ata más ligeru que si lo hazis siguiendu los bultus delos cerrus, el caminu delas cigüeñas o las enzinas que crarean.
La sierra de Mirabeti pal salienti
 El silenciu sigún se subi da más entea. Los pinus s'abraçan alas torris de metal achantandu animalis i xaras.
Román-Gordu
 Pa salienti s'escolumbra Román-Gordu, al otru lau dela carretera, ala sombra dela sierra.
La sierra afrorecía
 Mentris la primavera abri las escobas, revientan las xaras en oloris i enverneci el suelu entre canchus.
Canchal mirandu pa ponienti

Pinal

Entenas i estrevejus varius ena cimera
 Arriba, nel picu, casillas i estrevejus de metal çalean la naturaleza. Mentris que en baxu afrorecin los cantuesus i enduçan con el su golol el matorragi i la tardi, el zumbaeru delas corrientis amorgañan los sentíus.
Frol del cantuesu
 Tardi entre canchus, antenas i pinus. Curiosu el picu de Mirabeti, que con el su nombri moru de Al-Murabit, se recuerda de tropas de destintas nacionis. No dava resuelgu alas bestias que subían i enque los cordonis de lus silencian los hacezíus dela cansaera, entovía quiel seguil la primavera delo que más provinciu le quei. Aborra los pinus, las antenas i los cordonis de lus i quiçá que te pueas echal una idea del importanti d'esti picu, puertu i cañá.
Canchal