domingo, diciembre 13, 2015

El canchu de san Juanista

Ayel mañana agarré la morrala i m'enlié a subil pala sierra de Tormantus cona idea de llegal a Peña-Negra. Peru el caminu dendi Nava'l-Conceju es mu largu i no ai nenguna ruta asseñalá, subiendu unu namás que por entuición, de má que no hui escapás de allegal, enque me queé cerquina.
Canchu sobressalienti dela fusca
Comu ca ves se nublava más me di priessa p'almorzal, assinque deque aterminé que no seguiría subiendu más, creí comenienti allegal ata la fuenti de san Juanista. Era un sitiu mu lindu pa tenel un resuelgu, de má entre roblis i con el son del'agua cayendu entre las pieras me paré a comel dispués de escuseal i echal el reol ala alberca que hazía la fuenti i subil un poquinu siguiendu la caía del'agua. Comu siempri, angún caçaol o andarín sinvergüença avía queau cachus de papel de prata i forrus de panis i tovallitas pallí tirás entre los canchus. Mesmu en aquellas alturas los ain.
Vista del canchal dendi unu delos laus. Al hondón, la sierra la Cabrera.
 Deque almorzé i guardé la fusca delos demás ena bolsa delas pestis, salí dallí por otru lau, comu si me llamaran dil por otru lau i no pondi bía subíu. En saliendu, me topu con un canchu enormi i con una horma mu rala sobressaliendu entre los helechus amarronaus i las serojas.

El canchu dendi más de cerca
 Avía algu me llamava l'atención en él, peru no sabía qué. Parecía natural, con essas hormas tan ralas que cogin angunas vezis los canchus con el correl delos añus, peru comu me puei la golienda, me metí entre los helechus pa vé-lu más de cerca.
Una delas pieras caías an pie del canchu
 Tenía angunas parés comu alisás, enque la parti darriba sí parecía natural. Avía huerça en essi canchu solitariu, la huerça del tiempu i de bel senificau algu ai muchu. Echél el reol i m'enlieé a vel que, en efetu, essa piera hue algu. Pol suelu avía cachus de canchus que hazían esquinas pola parti del cibrantu junta'l caminu. En viendu ángulus i esquinas o rebaxis, ya la cosa no es igual, porque la naturaleza es gustosa delas cosas reondas, peru essas pieras parecían que avían passau polas manus del ombri.
Cantu dela piera hiziendu esquina
Otra piera con esquina
 Ena parti darriba, en otru par de canchus, vemus otras cosas que mos despejan las dudas que teniamus. En una delas pieras, por unu delos laus, se señalan comu dos pergañus (en el retratu s'aprecia malamenti, peru es ondi están las ojas de robli) que davan en subil pa algu que uviera allí ai milis d'añus.
Pergañus. Los escalonis son dondi están las ojas de robli
 Peru si ai angunu que diga que essus pergañus los púu hazel el'agua al cael, angún arvu con las ramas o qualquiera cosa dela naturaleza, le daría la razón si no huera porque en el canchu dal lau ai un cuencu perfetamenti reondu ahondau pola manu del ombri.
Pergañus dendi arriba
 Ena cara darriba del canchu que está bastanti lisa ai un cuencu, que los conoceoris llaman cazoletas dunus 2-3 cm de hondura. Hue el únicu cuencu que encontré en essas pieras, peru estandu comu está tó tapau de helechus, seguramenti uvieran más.
Cuencu hechu en una delas pieras
Si essi canchu senificó algu, namás ai que subil allí pa vel el sitiu ondi está i sentil essa huerça dela que vos palré p'afirmal-si. Ara, con estus retratus seguramenti no vos llegui ná delo que vos palru, assinque vos envitu a agateal ata los 1150 m que está el canchu i estal pallí un ratinu con el'agua corriendu al lau, ala sombra de Peña-Negra pa entendé-lu mejol.

No hay comentarios: