jueves, febrero 22, 2007

Parabras que nu afechan la su vocal final

La tendéncia los estremeñus es afechal las vocalis e i o postónicas i las finalis, peru la verdá es que nu siempri aconteci asina. Sabin los que falan estremeñu que angunas parabras nu amenidan en –u ni en –i a la escontra e lo que pasa nangunas palras orientalis del astulionés ondi el afechamientu atañi a platicaenti tolas parabras, chascu el cántabru, peru con estu nu quiu idil tapocu que el estremeñu conselvi las desinéncias de los casus de acusativu latinu cumu aconteci en asturianu. Angunus autoris cumu Miguel Ángel Luengo afecha tó tipu parabras enos sus escritus. Enclusu el uniquitu autol que alvierti que nu tolas vocalis finalis son cierrás, Pablo Gonzálvez, afecha las parabras acabihás en –és en –ís (francís). Si queremus hadel gramática, abemus de arreparal que la analohia nu mos val pa uñifical los caraiteris la luenga deque se mos espeta una inregulariá hata el inti inorá. Pol esi mistériu es prehisu landeal en el usiu el estremeñu i sabel vel que, cumu tola luengas que án tiniu mas traición oral que escrebia, se á canteau mas pola regulariá, peru que nu siempri las inregulariais son arrebuhás cola bilma la analohia. Unu desus chascus es esti que estoi refiriendu, que nu tolas parabras en estremeñu afechan las sus vocalis en el acaberu. Imus a vel que parabras manifiestan esta “inregulariá” morfufonulóhica.
Horma masculina prural i neutra singulal el artículu atelminau. A la escontra e lo que puyera apaicel, a aceción dangunus puebrus ondi el afechi es sistemáticu tamién en esti tipu parabras —cuairanti el noroesti Cazris (Val de Xálima, Villamiel) i suroesti Salamanca (El Rebollal)—, en estremeñu lo nolmal es que se iga lo, los i nu *lu, *lus. Estu mesmu acontenci colas horma contratas colas prepusicionis en, pol i sin (eno/-s, polo/-s, sino/-s i nu *enu/-s, *polu/-s,* sinu/-s) i con el endefiniu en tolo i tolos i nu *tolu ni *tolus. Tapocu afechan enas hormas aglutinás deíticas cuandu se asiahan en metá la parabra: veloí, veloquí, velollí i nu *veluí, *veluquí u *velullí.
—La partícula enterrogativa átuna lo, horma proceenti e logo i que acabihó pol entificalsi con el artículu neutru, tapocu afecha la su vocal. Así se ebi escrebil lo qué, lo cuándu, lo cúmu, lo pol qué, ec. i nu *lu qué, *lu cuándu, *lu cúmu, *lu pol qué. Nu estanti, ena hórmula pi lu?, pol sel enclítica afecha la vocal.
—Los prenombris de complementu diretu e indiretu mos, vos, lo, los, le, les cuandu son proclíticus. V. gr.: Mos indirgó póndi eberiamus siguil; Huegai si vos aburrís; Lo queu ena encimera; Le truhu en cochi i nu *mus indirgó, *vus aburrís, *lu queu ni *li truhu. Las hormas con vocal afechá se gastan namás cuandu son enclíticas: indirgalmus, aburrilvus, quealu, traeli.
—El prenombri i conhunción que enhamás se escrebi ni leyi *qui. V. gr.: Qué alabán de profesoris viein pacá!; Lo qué andas mermurandu?; Sabei que enhamás vos é traicionau.
—Conhuncionis acabihás en –que. Estas conhuncionis son asinque, polque, paque, inque, manque, desque, deque i decaque. Estas parabras nu afechan enhamás la —e final, asinque cúdisi de nu escrebil *Polqui semus dos u *Dequi chegó namás sabi guarreal a la henti.
—Las palabras acabihás en e i o tónicas. Estas finalis puein sel -é, -és, -el, -ó, -ós i -ol. V. gr.: purtugués, balumpié, café, tenel, babatel, mó, tós, vapol, caracol.
—Las entrehecionis i ciertas parabras que huncionin cumu talis. Entrehecionis cumu coile, co, recónchile, ho, ole, tate, so nu afechan enhamás la vocal final. Alogo parabras que nolmalmenti son sustantivus, ahetivus u verbus deque huncionan cumu entrehecionis amenidan en –e i –o: coño!, chacho!, leche!, tente!, arto!, vale!

miércoles, febrero 21, 2007

El usiu la "d"

La quinta letra sigún el arfabetu estila arreprehental el fonema /d/ siempri en pusición esplotiva i ralaenti entrevocálica. Puei hormal el grupu dr peru nu *dl. En el chascu en que esté al escomencípiu la parabra i en diendu preceia puna aspiración, arreprehenta el fonema /θ/: mas desu [má: θésu]. Inque risurti efariciosu idil óndi es que se gasta d i óndi nu en estremeñu, quidiás vos puean ayual a nu dual tantu estas cencillas regras, ya que nu siempri se escambaha la d ni nu siempri se pon.

Se escrebi con d- lantera:
—Namás los prefihus di- (alumorfu de-) i dis- (alumorfu des-) etimulóhicus i las parabras, polo heneral, que encetin pol d- siguia e cualisquiá vocal acetu e. V. gr.: difici, deviil, deviil, divelsu, descurpa, daleal, diriqueal, dotol, dua, dientista, dios. Las parabras que vacilan entri des- i es- es preferibri escrebilas sina d, acetu naquellus chascus enos que enhamás se dua. V. gr: esgalazal, escalabraura, esnual, esmayau, peru nu descánsiu, ya que el verbu descansal fruhi d-.
—Los prenombris/ahetivus dambus i dengunu.
—Las crasis la prepusición de mas atelminanti, prenombri u alvérbiu. V. gr.: del, dunu, della, daquel, dangunus, dantis, duguañoti, dondi.
—La prepusición de preceia e consonanti, vocal larga, ditongu u vocal tónica. V. gr.: escapás DE, reventá DE trebahal, vie DE mercal. A la escontra, si le precei una vocal brevi i la prepusición nu contrai cola parabra siguienti, nu se escrebi la d. V. gr.: un pocu e vinu, cachu e higu, dia e bureu, peru nu vivi Dangunus mesteris, ondi la d á contraiu cola siguienti parabra.
—El prefihu des- proceenti e ex-, acetu deque esini al ex- latinu con el sintiu e «argu que á siu i á ehau de selu», cumu es chascu e esalcardi. V. gr.: desamin, desaherau, desimilsi.
—Los monusílabus, acetu la prepusición de enos chascus ya vius: dies, dos, dau, deu, dai, dios.
Hueraparti desisti un gran númiru parabras que namás con el usiu se sabi si fruhin d lantera u nu: dehalamiu, deleción, descrebil, desque, delabón, demuación, ec.
Se escrebi con -d- entrevocálica
—Las parabras conselvás proceentis la antígua z sonora: hadera, idil, adeiti, redal, redeta, codina, hadel.
—Alantri ditongu. V. gr.: aduana, condiós, hudaicu. Nu estanti, la d siguia e ditongu esmienzau pol idi— pasa, polo heneral, a y. V. gr.: meyudia, estuyu, inrayal. Aceción son dios i los sus derivaus.
—Parabras compuestas pol prefihación ondi la orihinal fruhiá d- lantera: redoblón, adutrinal, supidotau.
—Parabras de usiu mas curtu u ténnicu cumu adiposi, ipidulia, redentol.

lunes, febrero 19, 2007

Lusismus en estremeñu

Atualmenti, deque me va vagandu, voi landeandu pol lésicu estremeñu los lusismus que abemus. Es polo plontu arriehau asigural si la lista parabras que agora espongu son lusismus al 100%, polque cumu bien sabís risurta efariciosu deferencial entri lusismus, lionesismus i ocientalismus. Una parabra cumu mángria, bien puyera sel lusismu e mangra (lat. macŭlam), peru la epéntisi de yod mos idi que se trata dun lionesismu. Una parabra cumi fárria mos hadi dual. U mesmaenti la parabra millu que puyera apaicel un craru lusismu vemus que s'enhalla en tol domiñu asturianu, polo que se trata dun ocientalismu. Con tó, asperu que la lista que acontina seya una referéncia nu e lusismus sinu e posibris lusismus. Aseñalu con una estrellina (*) aquellus télminus que arreparu cumu posibris ocientalismus i con dobri estrellina (**) los que puyeran sel lionesismus i con tripri (***)los posibris arcaismus. Asperu que poquinu a poquinu vayemus aumentandu esta carrahilera parabras colas que vaigais suhiriendu.

(a)fechal. tr. Cerrar. Port. «fechar»; Esp. «cerrar».
(a)fechau. adj. Cerrado. Port. «fechado»; Esp. «cerrado».
*abafalsi. pronl. Hincharse un producto por corromperse. Port. «abafar»; Esp. «avahar».
agridú. adj. Agridulce. Port. «agridoce»; Esp. «agridulce».
alabán. f. Montón de cosas o personas. Port. «alabão».
alfusa. f. Cantarilla. Port. «alfusa».
arañón. m. Arañazo. Port. «arranhão».
arrepiu. m. Escalofrío. Port. «arrepio».
***arvilla. f. Guisante. Port. «ervilha»; Esp. «arveja».
**bagu. m. Grano, semilla, gajo. Port. «bago»; Esp. «grano».
bamburral. m. Lugar poblado de malas hierbas. Port. «bamburral»
bandallu. m. Lío, revoltijo. Port. «bandalho».
barrañón. m. Dornajo. Port. «baranhão».
bi(s)naga. f. Objeto largo, como un palo, un tubo, etc. Port. «bisnaga»; Esp. «biznaga» (planta).
bi(s)nagu. vid. → bi(s)naga.
***buracu. m. Agujero. Port. «buraco»; Esp. «buraco» (DRAE vulg.).
*cabu. m. Empuñadura, mango. Port. «cabo»; Esp. «cabo» (DRAE: cabo. 3 acep.).
cagazu. m. Miedo. Port. «cagaço».
cañafoti. m. Saltamontes, langosta. Port. «gafanhoto».
canga. f. Yugo de las caballerías. Port. «canga»; Esp. «yugo».
carrucha. f. Carreta, carretilla, carro. Port. «carroça»; Esp. «carroza».
casullu. m. Vaina del trigo u otras plantas. Port. «casulo»; Esp. «vaina».
chanu. m. Suelo. Port. «chão»; Esp. «suelo».
cheral. intr. Oler mal, heder. Port. «cheirar»; Esp. «heder».
cheru. m. Hedor. Port. «cheiro»; Esp. «hedor».
chial. intr. Chillar. Port. «chiar»; Esp. «chiar».
choca. adj. Clueca, llueca. Port. «choca»;Esp. «llueca».
cinória. f. Zanahoria. Port. «cenoura»; Esp. «zanahoria».
*coruha. f. Lechuza. Port. «coruja»; Esp. «lechuza» y «coruja».
cotubillu. m. Codo en la pata de ciertos animales, especialmente el cerdo. Port. «cotovelo».
cutuvia. f. Cogujada. Port. «cotovia»; Esp. «cotovía».
estalache. m. Puesto, establecimiento. Port. «estalagem»; Esp. «estalaje».
fárria. f. Juerga, jarana. Port. «farra»; Esp. «farra».
fechaura. f. Cerradura. Port. «fechadura»; Esp. «cerradura».
fonil. m. Embudo. Port. «funil»; Esp. «embudo».
fradiñu. m. Carilla. Port. «fradinho».
frihón verdi. m. Judía verde. Port. «feijão verde»; Esp. «judía verde».
**frihón. m. Fréjol. Port. «feijão»; Esp. «fréjol».
fural. tr. Hurgar. Port. «furar»; Esp. «hurgar».
gallu. m. Gajo. Port. «galho»; Esp. «gajo».
gomu. m. Gajo. Port. «gomo»; Esp. «gajo».
heitiu. m. Forma, apariencia, aspecto. Port. «feitio»; Esp. «aspecto».
herreñu. adj. Fuerte, férreo, tenaz. Port. «ferrenho»; Esp. «férreo».
herrón. m. Aguijón. Port. «ferrão»; Esp. «aguijón».
lérias. f. pl. Tonterías, mamarrachadas. Port. «lérias».
margullil. tr. Sumergir. Port. «mergulhar»;Esp. «sumergir».
margullón. m. Sumersión. Port. «mergulho»;Esp. «sumersión».
martés. adj. Maleante, golfo. Port. «maltês»; Esp. «maleante».
**mazaroca. f. Mazorca. Port. «maçaroca»; Esp. «mazorca».
**mial. intr. Maullar. Port. «miar»; Esp. «maullar» (DRAE: miar. c. p. us).
miñoca. f. Lombriz de tierra. Port. «minhoca».
peba. f. Pipa, hueso de ciertas frutas. Port. «peba»; Esp. «pipa».
perda. f. Pérdida. Port. «perda».
picanzu. m. Alcaudón. Port. «picanço»
picapés. m. Martín pescador. Port. «pica-peixe».
puelmi. m. Masa, mezcla pastosa. Port. «polme».
rabaceru. adj. Goloso. Port. «rabaceiro»; Esp. «goloso».
raferu. adj. Goloso. Port. «rafeiro»; Esp. «goloso».
ramahu. m. Escoba de gamarza. Port. «ramalho»
renti. loc. prep. A renti de. A ras de, cerca de. Port. «rente a»
repial. intr. Dar vueltas, girar. Port. «repiar».
repiau. adj. Tonto, loco. Port. «repiado».
repión. m. Peonza. Port. «pião».
rola. f. Tórtola. Port. «rola».
sape. interj. Zape. Port. «sape»;Esp. «zape».
sófrigu. adj. Impulsivo, impaciente. Port. «sófrego».
***trocu. loc. adv. A trocu de. A cambio de, con tal de. Port. «troco»; Esp. «trueque» (arc. trueco).

viernes, febrero 16, 2007

Manifestación del espáciu pol mé las preposicionis

Hata el inti naidi enantis s’iba precupau pol cúmu entiendi el estremeñu el concetu d’espáciu i la su relación con él. Pa ellu imus a vel ciertas preposicionis i los dos ámbitus en que hugan. É labutau en un croqui, que, inque paiza una mihina enteosu, arrepresenta las destintas rialiais. El cubu arrepresenta un espáciu tridimensional i el cérculu el ámbitu en que furrulan los concetus entroucius pol pa i pol. Las crudis aseñalan algotras rialias tridimensionalis al respetivi el cubu. Las frechas marcan, ena miia lo posibri la movición adrentu-ahuera, arriba-abahu, alatrás-alantri.

Las preposicionis estremeñas aseñalan tres nivelis espacialis, estu es: adrentu, ahuera i pohuera. Ca unu destus ámbitus posein relacionis colas otras dos ependéncias, es idil, adrentu-ahuera/pohuera, ahuera-adrentu/pohuera i pohuera-ahuera/adrentu. Inque en el croqui nu apaicin tolas preposicionis, sí que sí están las emportantis pa espricoteal esta idea d’espáciu. Colamus a espricoteal ca unu los ámbitus i las sus relacionis colos otrus.


Adrentu
Partimus del hechu e que en estremeñu adrentu nu senifica nun primel lugal «hacia dentro», sinu «dentro». En el cubu, arrepresenta el espáciu afechau polos seis lateralis. Pa queal mas craru, pensemus que el cubu es una casa, que el adrentu es lo que s’enhalla atrasinu las paeris, el ahuera es el corral i el límiti son los hastialis —en el croqui el espáciu entri el cérculu i el cubu— i el pohuera es la calli. Las relacionis que desistin, pol tantu, del adrentu án de sel:
—Estáticas, pol enhallalsi adrentu el mesmu, es idil, en, en metá de, adrentu.
—Con movición estrínseca adrentu-ahuera, adrentu-pohuera. Las que aseñalan la movición adrentu-ahuera son ahuera, de, endi i las de adrentu-pohuera, pahuera, de, endi.

Ahuera
El ahuera es el espáciu enmeyataenti esternu c’arrodea el cubu, estu es, el corral. En esta segundera estáncia, el cubu s’entiendi cumu una sola entiá, una sola cosa —casa— u bien cumu dos —la casa i el espáciu dadrentu—. Asina s’estableci que las relacionis sedrán endigualmenti estáticas, del cubu-casa con el ahuera i del adrentu con el ahuera.
—Estáticas. Es mestel idil que el ahuera posei tamién caraiti estáticu i pol velsi arrodeau cumu capaciá intelna, estu es, que el ahuera tie un adrentu i pol tantu tamién un en i un en metá de. Esti valol estáticu nu apaici en el croqui, pol nu hadelu mas efariciosu. Nu estanti, la relación que s’estableci con el cubu dota al ahuera de mas valoris estáticus ependientis la relación cubu-ahuera. Aquina furrulan: encima, embahu, con, unta, contra, escontra, enfrenti, alantri i (al)atrás.
—Movición estrínseca ahuera-pohuera. Son las mesmas relacionis que desistin en adrentu-ahuera, ya que quien s’enhalli ahuera pa rifirilsi a argu que s’enhalla lehoti lo percetibri gasta las mesmas preposicionis añiyendu el matís d’empercitibiliá, enseguráncia i farta d’atinu que preporciona pa i pol. Asín arguin que s’atopi nun campus univelsitáriu se rifirirá al salil del campus ihendu que va pahuera i nu ahuera i idirá que la autuvia cai pohuera el campus.
—Movición intrínseca ahuera-adrentu. Pa las relacionis de movición que partin dahuera i ahilan endrentu se gasta endrentu, an i pol castellanismu adrentu. Endrentu a la escontra e lo que se podrie pensal tie sinu e movición i endica la direción hadia drentu i nu senifica drentu.

Pohuera
El pohuera es tolo que nu s’asiaha enos algotrus dos ámbitus, es idil, el esteriol de verdá, la noción c’aseñala el pallí con relación al allí i al aquí. Aquina tó s’espeta esborrosu, deficurtosu p’asiahal de horma prehisa: es lo endefiniu. Es el mundu mas pallá las paeris, mas pallá lo percetibri. Las relacionis que desistin son lo que vie padrentu i lo que sal pahuera, amás de señas enteosas d’ubicación estática.
—Estáticas. Huncionan de maea estática el poncima, pohuera, pombahu i tamién el arreol. Ena cimera del tó, el comuelgu de lo artu, s’atopa el arribota i en el su lau contráriu el abahoti, que palrandu en distáncia es lo que furrula en el ámbitu el lehoti, frenti al celquina que labuta en el ahuera i en el adrentu. Pa espricoteal c’argu s’enhalla enfrenti, peru nu se sabi esataenti ondi ni pondi cai, si está defrenti del tó u nu, se gasta el ponfrenti.
—Movición entrínseca. Apeninas desisti deferéncia entri lo que s’entra en el corral i en el cubu, namás abemus destinción con pan i padrentu cuandu lo que s’acelca al cubu nu penetra en él.
—Movición estrínseca. Nu se pue hucheal estrínseca del mesmu mó i maea que enos otrus dos ámbitus, polque las relacionis que ain son de movición espacial adrentu el mesmu espáciu del pohuera, es idil, lo que ahila al poncima i al pombahu (pa poncima, pa pombahu) i lo que ahila verticalmenti parriba i pabahu. Nu estanti, estas dos úrtimas preposicionis tamién s’emprean enos ámbitus el adrentu i el ahuera.

Sin embalgu, el estuyu destas preposicionis s’espeta emaseau estruturau i nu siempri furrulan asín las preposicionis ni son toas las almientás aquí las que huncionan. Argu que s’enhalli en metá de pue estalu en el pallí, en el allí, en el aquí, enclusu, del aquina i si m’entallas asina, tamién del dengún sítiu...

jueves, febrero 15, 2007

El acentu agú

El acento agú puei fegural en cualisquiá asiahamientu. El su usiu lo rihin ciertas nolmas que a continuación siguin. Fruhin acentu agú:

a) Las parabras osítunas amenidás en sílaba abierta que nu seya ditongu decendienti* ni tritongu. V. gr.: univelsiá, escrebí, agridú, calné, peru nu parabras cumu agrabau, galroteu, desapartai u Paraguai.
b) Las parabras osítunas amenidás en –n u –s nu preceias pol ditongu decendienti. V. gr.: anchón, habalín, belén, agrás, escapás, peru nu parabras cumu arricais u virreis.
c) Las parabras parosítunas deque la úrtima sílaba seya vocal larga* u ditongu. V. gr.: pirámi, barbári, comélciu, uhéncia, úrnia. Nu fruhin tirdi aquellas parabras cuya antipenúrtima sílaba esté compuesta pol ditongu. V. gr.: augua.
d) Tolas parabras proparosítunas i supiproparosítunas. V. gr.: cómou, énfimu, ígansilu.

Los monusílabus, pol regra heneral, nu fruhin acentu agú, acetuandu:
a) Los monusílabus tónicus risurtantis la síncupa i contración. V. gr.: tó, mú, ñú, ná, mó, grá. Aceción es el ahetivu ca «cada».
b) Angunus monusílabus tónicus que pol prehental omugrafus átunus puein atorrullal. V. gr.: él (prenombri)/el (atelminanti), é (verbu bel)/e (prepusición).
*Los ditongus decendientis en estremeñu son: ai, ei, oi, au, eu, ou.
*Las vocalis largas que amenidan parabra en estremeñu son: -i átuna proceenti e -ii u -idi (v. gr.: séri, prenúnci, pléyai, cúdin, afílis), -á los particípius la primel conhugación (v. gr.: barrumbá, ehualdramillá, pará, cavilá), en i proceenti e -udu (v. gr.: cachazú, barbú, salú).

Los acentus en estremeñu

El acentu es el elimentu suprasemáticu la fonética que pon de relievi una sílaba. En estremeñu, el acentu supón un encrementu la intensiá, del ton i la cantiá. La sílaba que fruha acentu prosódicu alcibi el nombri e tónica, huendu átunas las que nu lo fruhin. Las sílabas átunas tiran a prenuncialsi liheras, prencipalmenti aquellas sílabas que se alcuentran enmeyataenti endispués la sílaba tónica (sílabas postónicas).

El acentu prosódicu amás de tenel un valol fónicu es escapás de hadel destinguil unas parabras dotras sigún el su asiahamientu: ahuyi/ahuyí, arrempuha/arrempuhá.

Ain cuatru crasis de parabras ependiendu la pusición el acentu. Sigún la sílaba que acupi el gorpi vodi mas huerti, la parabra puei sel:

a) Osítuna u agua. El acentu prosódicu cai encima la úrtima sílaba. V. gr.: acabihó, cahón, acagazá, almendral, viyú, paquistanín.
b) Parosítuna u chana. El acentu prosódicu cai encima la penúrtima sílaba. V. gr.: vinilsi, landeru, cena, auha.
c)
Proparosítuna u ezrúhula. El acentu cai encima la antipenúrtima sílaba. V. gr: avicáncanu, huéllibra, péritu.
d) Supiproparosítuna u sobrizrúhula. El acentu prosódicu prencipal acupa una sílaba anteriol a la antipenúrtima. Namás se hallan en hormas verbalis con prenombris enclíticus apellaus. V. gr.: ígamilu, alevantándutila, ascuchándusili.

Hueraparti se alcuentran los alvérbius en –(m)enti i las hormas deíticas agultinás que en nu estandu compretu el prohesu compusición, tantu el primel cumu el segunderu miembru fruhin acentus endepedientis: verdaeraenti, talmenti, facilmenti, veloilu, miosté, velaila, veleí, prenunciándusi [berdaéraénti], [tálménti], [fáθilménti], [béloílu], [míosté], [bélaíla] i [béleí] al respetivi.

martes, febrero 13, 2007

La literatura que naci alatrás el arau

No existe hoy por hoy y mucho me temo que nunca existió una literatura en extremeño que no sea de corte costumbrista. El ingenio de nuestros escritores parece haber sido delimitado por el idioma (!). Arrinconando palabras de poco valor artístico y que apenas designan una realidad inmediata, sin posibilidad de adentrarse en cuestiones del alma tan siquiera, nuestro escritores han reflejado y reflejan una realidad campesina a la cual mortifican con unos parámetros iguales entre unas obras y otras, de sufrimiento, sumisión, conformista, pueblerina y buscando una similitud con la realidad que roza el fanatismo por lo arcaico.
Desde los desgarradores poemas de Gabriel y Galán, donde se alcanza el patetismo con la muerte o el bucolismo debajo de la encina, hasta los llanos versos de Carmen Vera que es toda una apología a la incultura con poemas como No sé escrebí y a la vida del rudo campesino que no ve más allá de los surcos, los burros o la yegua, la poesía en extremeño ha intentado reflejar, ora de manera idílica, ora de manera realista una Extremadura campesina.

Estos escritores han logrado justamente lo contrario de lo que buscaban empleando nuestra habla: si han pretendido dignificarla, ¿por qué la tiñen con estiércol de las vacas? Chamizo, Reyes Huerta, J. Feijóo, Ignacio Fernández, Durán Domínguez, J. García García y un largo etcétera de poetas y prosistas se han dedicado en su labor literaria a hacer una transliteración de la vida del campo empleando para ello el extremeño.

Arados de toda clase, cultivos múltiples, chamizos, chozas, zahúrdas, yuntas… como si el léxico extremeño no diese para más. De esta forma, para quienes leen extremeño en textos actuales les cuesta muchísimo interpretar las palabras, porque sacadas de su contexto agrario y familiar, se convierte para ellos en una jerga ininteligible. Antonio Garrido Correas tradujo El principito al extremeño; cuando Pablo Gonzálvez, en su labor filológica escribió una gramática en extremeño y cuando Juan José Camisón demostró al mundo que es posible escribir prosa y verso sin mayores problemas en extremeño, nos dieron a entender que nuestra lengua es dúctil, manejable y fácilmente adaptable a cualquier situación, sea literaria o no. Quizás pequen de artificiosos para los ojos inexpertos, quienes se preocupan más de la ficcionalidad de la lengua que la del texto en sí. Si el latín en sus rudimentarios comienzos no hubiese tomado el vocabulario de la cocina para hablar del tema amoroso, nos sería imposible concebir hoy metáforas tan frecuentes como las que giran en torno a la comida o al fuego del hogar.

Señores literatos, si queréis dignificar el extremeño, no lo oxidéis hablando de encinas, yuntas y deshonras familiares, porque o una de dos: o el ingenio no os da para más, o es que ignoráis los límites lingüísticos y literarios del extremeño. Os resulta descabellada la traducción de obras literarias como la que llevó a cabo A. Garrido, cuando sin embargo os demostró a todos que es posible una prosa en extremeño. Os lleváis las manos a la cabeza cuando os hablan de cuestiones filológicas en lengua extremeña, como si fuera pecado. Convertís la lírica en bucólica. Es fundamental el tema del campo en nuestra literatura en extremeño, pero es uno de los posibles temas sobre los cuales escribir. ¿Cuántos desde aquellos primeros textos de Barrantes han filosofado en extremeño sin triquiñuelas pastoriles? ¿Quiénes han sido los que han escrito teatro en extremeño ambientado en ciudades, en otros tiempos que no fuesen los de la emigración extremeña o en bajo el franquismo? ¿Dónde están esos poetas que han escrito sus sentimientos sin hablar de bueyes? Donde estén, que emerjan y publiquen, porque el tradicionalismo incipiente ha degradado el extremeño más si cabe aún, produciendo una literatura acartonada, de poca o nula variedad…
Los lectores están hartos de los terruños y de las cabras, están hartos de leer noviazgos pastoriles como los del siglo XVI, están hartos de palabras como arau, güei, campusinus y quisieran leer una literatura lejos de las dehesas que todos estamos hartos de ver. Si Tales no hubiera dejado de mirar el suelo para alzar la vista a los cielos, quizá no hubiese nacido la astronomía. Apartad vosotros la mirada de los alcornoques y de los regatos y mirad más allá, donde comienza lo introspectivo, el mundo oscuro del pensamiento del cual nace la ficción y dejad de ficcionalizar las huertas, las calles de piedra y la pobreza de la guerra. ¿Cómo pretendéis avanzar, si en vez de innovar os hincáis de rodillas junto a la encina y os amarráis a ella como si pensar en otra cosa fuera una herejía? ¿Cómo vais a dignificar el extremeño si no sacáis de la sahurda al cerdo? ¿Cómo vais a hablar del agua, si no abandonáis el calambucu? Parece que escribís en corcho, en vez de en papel. Luego dicen que estamos atrasados, ¿cómo no lo vamos a estar si seguimos escribiendo conforme a la estética costumbrista y tradicional de hace más de un siglo? ¿De qué le vale a Chamizo emplear versos modernistas si escribe sobre la Semana Santa o la huerta del padre? ¿De qué os vale saber extremeño si lo empleáis para criticar la aparición del teléfono o el footing?
(Nota: Si tengu escrebiu esti testu en castellanu, es paque lo apesquís tós, peru lo mesmu lo huesi escrebiu en estremeñu sin escambahal ni una mihina la su crítica.)