lunes, diciembre 12, 2011

El cielu nocturnu

L’Astronomía populal estremeña es unu de los campus la nuestra coltura que más se desconoci en ogañu. Enque los estremeñus de siempri án mirau al cielu, l’án teníu muchu respetu. No án puestu en él erois ni grandis estorias mitológicas i malaspenas religiosas.

Ena maginación los estremeñus, en el cielu nocturnu salin las estrellas —porque essi es el verbu que gastamus, salil— de destintas maneras formi'l tiempu. Se hazin varias destincionis delos cuerpus celestis nocturnus: estrellas, luzerus, Caminu Santiagu, estrellas descabrijás, Luna.

Cielu nocturnu (Almiración dendi Badajó)

Estrellas

Son los cuerpus que relumbran de manera fixa sigún la época l’añu. No está la vos costelación de manera populal, sino el concetu de salil. Sigún el tiempu, las estrellas salin en una horma o en otra, comu si pal mirandiqui dela nochi hueran aparicionis de destintas figuras. Ei arrecogíu en parabras delos nuestrus viejus varius nombris delo que ogañu entendemus comu costelacionis i que están pendientis de vél su relación colas costelacionis griegas. Los nombris asseñalan cosas corrientis comu El Braseru (Corona Borealis?), El Carru Grandi (Ursa Maior), El Carru Chicu (Ursa Minor) o La Bozina (Ursa Minor?) o d’animalis comu Los Patus, Las Ovejitas o Las Cabrillas (Pleiades). Las Cabrillas, entre los conoceoris del cielu, es la referencia prencipal pal cielu d’iviernu, pos los más antiguus sabían la ora namás que pol altol que lleva. Otrus son erencia la tradición cristiana o del acristianamientu nombris paganus comu Las Tres Marías (Cinturón de Orión), El Mantu la Virgin (Pegasus?), El Carru Santiagu (Ursa Maior). Tenemus el reflán populal que dis, izi: La Luna d’otubri el Mantu la Virgin cubri. Si seguimus los endilguis el reflán, pol altol la Luna en essi mes, se halla por baxu de Pegasus, que es más aparenti a lo que quiel izil.

Comu estrella más importanti’l cielu nocturnu i que tien el su nombri es La Guía (Polaris).

Luzeru

Cola parabra luzeru se llama en estremeñu a qualquiera estrella que sea sobressalienti pola su brillés, peru más que ná, al praneta Venu quandu se vei al pardeal i al crareal. Si es velaquí el luzeru la mañana se llama Luzeru l’Alva o Luzeru Matagañanis i si es el dela anochecía es el Apeayeguas.


Caminu Santiagu

Es el nombri cristianu pala Via Lactea, conformi tamién con el nombri de El Carru Santiagu i el Arquitu Santiagu (Arcu-iri). Junta él está el nombri paganu, menus conocíu i que pareci que á sobrevivíu a la tradición cristiana i que es el de Caminu de Roma.


Estrellas descabrijás

Essi es el nombri populal pa llamal a los pranetas, mentaeru que senifica una cosa apaicía al griegu πλανήτης. Alo vistu, los pranetas son en estrellas, peru no están hincás, sino que comu están unas vezis en un lau i otras en otru pareci que ahilan descabrijás. Polo plontu no ei recogíu dengún nombri pa mentá-las en concretu.


Luna

La Luna enas sus destintas fasis tien los nombris de crecienti, mediá, menguanti. Quandu está llena mos apareci otra ves el sentíu religiosu cristianu, pos está la creencia de que en esta fasi sal en ella la cara Cristu. Quandu la Luna es nueva se habla de las novicionis. Ai un reflán a tentu’l cercu la Luna i el Sol que izi, izi: el cercu’l Sol moja al pastol i el de la Luna, lo enxuga.

Esti, comu otrus campus del sabel populal estremeñu, está cencíu, lo mesmu eno tocanti a las creencias i mitus comu al léssicu. Tamién temas comu los mitus criacionistas i hechura’l universu, nombri las estrellas —qualquiera que sea l’andal— o si ain nombris autóctonus pa mental otrus cuerpus celestis comu cometas, galassias, nebulosas, etc.

domingo, noviembre 06, 2011

Quién dixu castúo?

Muchus de los que están en el mundu de lo estremeñu tien conocencia de la parabra castúo i no es ralu que la gastin en quixiendu dizil estremeñu, abarullandu dambas a dos vozis. Lo que es que el castúo, por sel una parabra deferencial —quiel dizil estu que no mienta geografía, ni gentiliciu, comu has estremeñu—, lo tienin por corrienti los que dan cuenta de las hablas estremeñas, a estilu dun bable o la dun baturro. La genti, afanosa en assental los hitus i dizil lo míu es míu, tuvun a bien que cona parabra castúo mentaran las hablas estremeñas. A estu vinu el sostribu de huera, de las vozis no estremeñas que prencipiarun a llamal castúo a la nuestra manera de hablal no sabían qué.

Retrataúra de Chamizo

Es mestel tesal una mijina i retrayendu-mus a lo primeru pa comprendel que castúo no tien ná que vél con custión lingüística denguna. Muchus no tendrán conocencia de que castúo es una parabra que no populal, sino un enventu literariu —los espertus se repapilan con esti concetu de la envención—. Quien, por ves primera i que esté decumentau, gastó la parabra castúo hue, velellí, quien la fundó, Luis Chamizo. Pero la dolçura de Chamizo en custión sociu-lingüística no barruntava tan en siquiera el estaramau que s’enliaría. Tiró de la parabra castúo, un neologismu aparenti i rezia. Buen acuerdu, pero Chamizo gastó esta parabrina en el sentíu de castizu i con essi sentíu lo gastó velequí en el su libru El Miajón de los castúos. La parabra castúo apareci, velequí, comu un epítetu de la parabra labraor:

«Qu’estos hombres son los machos d’una raza

de castúos labraores extremeños»

“Consejos del Tío Perico”, 115-6

«Son asina los cachorros de la raza

de castúos labraores extremeños»

Ibidem, 149-150.

«Los redichos sabijondos se bulraron,

los castúos labraores sonriyeron»

“La viña del tinajero”, 1210-1

«Se bulraban los señores, se reían

los castúos labraores d’estos pueblos»

Íbidem, 1978-9

Portá d'El Miajón de los castúos

I en otrus laus del mesmu poema apareci de manera comparanti o quixiendu mental al estremeñu-labraol-tradicional:

«Y será campusino mu castúo,

y será labraor, ¡qué duda cabe!»

“El porqué de la cosa”, 445-446

«que por estas señales se conocen

los muchachos castúos de tu tierra»

“El chiriveje”, 721-2

Por si enas poesías no queva bien craru qué quería dizil Chamizo con esta parabra, diva añexa a la primel edición un apendis de parabrinas estremeñas gastás i no gastás ena su obra i es estu velequí lo que quería dizil quandu palrava de castúo, pa naidi perdel-si:

«Castúo: Castizo. Mantenedor de la casta de labradores que cultivaron por sí sus propias tierras».

Essu, señoris, senifica castúo, ni mas ni menus: el que con suoris púu ahilal palantri con el cachinu de tierra i poel assín queá-la en erencia, a la contra de los jornalerus que estavan a trabajal enas grandis fincas los señoritus, de los pastoris que que vivían en choçus, de los artesanus, de los cacharrerus comu su pairi, etc. Essi era pa Chamizo el modelu de estremeñu-trabajaol, un ombri que supu i púu vivil de la tierra. Mas palantri destiendi esti usu, ajorrandu el sentíu de labraol de las propias tierras al del machu o hembra estremeñus ‘de pro’:

«Y hogaño

Hay luto en la dejesa, que se ha muerto,

va pa dos meses, Agustín Valdivia,

que era un castúo y un amigo nuestro.»

Las Brujas, 1579-1581

«Y un día y otro día: [la hilandera] firme, castúa,

juerte, serena,

blanca como las flores de los jarales,

limpia como la costra de las camuesas

[…]

“La jilandera”, 43 y ss.

«Puño e Jierro: ¡Asín jacen los hombres que son hombres

y tién un corazón drento del pecho!

Silverio: ¡Pero mu bien; asina son los hombres!

Pueño e Jierro: ¡Asín son los castúos extremeños!»

Las Brujas, 1686-9.

En denguna de estas obras se dizi que el castúo tenga ná que vél cona lengua, pos Chamizo quiel dinifical la parabra que enventó pa llamal a los estremeñus atijandu-la al estremeñu que es trabajaol-cristianu-buenu. En parti denguna está essu de “hablar en castúo”.

Pero como cosa curiosa, venti añus dispués de vel-si sacau El miajón de los castúos, Santos Coco, en el su trabaju de decumentación lessicográfica que hue sacandu a pocu a pocu en la Revista del Centro de Estudios Extremeños, en el númiru XVI, de 1942 mos cuenta velaquí estu:

«Castúo, adj. Con valor de sustantivo. Castizo, típico del pueblo extremeño. El natural de Extremadura, que conserva íntegras y puras las culaidades y los caracteres de la región. Chamizo, en “El miajón de los castúos”, lo define así: “Castizo, mantendero de la casta de labradores que cultivaron por sí sus tierras”. (En toda la provincia de Badajoz).»

En 20 añus la parabra castúo passó a sel sinónimu de estremeñu cona moa que crió Chamizo i amás, Santos Coco, cuyu léssicu, acordi a la época, no es rigorosu pero da bastantis buenus endilguis, mos dis que, dis, se da en tola provincia de Baajós. Sin embargu, tapocu asseñala ná de lengua. Amás, la parabra castúo no es tan corrienti como pareci, pos ogañu, la genti no leía de la provincia de Baajós ni tapocu la de Caçris sabin qué senifica castúo i rala ves sea la que lo án oyíu como no huera por mé de alguien mas nuevu.

Pegamus un bincru i mos espetamus pal cabu los sesenta, onde el señol Emilio Díaz Díaz saca ena Revista de Estudios Extremeños (XXV, 1969) un articulinu a tentu del léssicu estremeñu entitulau “Apuntes de nuestro castúo hablar”, que desquitandu’l ámbitu filológicu pocu tuvu que destendel-si entre la genti. Lo que susprendi es que pareci sel una de las primeras vezis en que apareci decumentá la espressión castúo hablar, pero, es essu castúo hablar, gastau como un aljetivu i senificandu otra ves ‘castizu’, ‘castizo hablar’. Pero como aconteci en estu del estremeñu (i pa prejuiziu, mas vezis de lo comenienti), las malas leturas crían malus usus.

Dies añus dispués, en 1979 apareci el ricu vocabulariu de Antonio Murgas Bohigas i, vaya que no sabin qué escuendi? Pos velequí, la nombrá parabra (no pierdan almiración a la definición, hagan el favol):

«Castúo (Luis Chamizo). —Castizo, que mantiene la casta de labradores que cultivaron por sí mismos sus tierras. Por extensión, se conoce por castúo a todo hombre extremeño muy amante de su tierra, de su habla, de sus costumbres.»

Estas enteracionis están arregru a lo que dizi a lo primeru en el prólogu de l’obra, onde habla de tú que tiés unos prencipios castúo [sic] deprendíos pa Valencia de Alcántara i un incompresibli mos ensenrreamos ajecha p’aquí, espurga p’ayá juronenado el palrá castúo y habemus descrebío sin rengaero. Sigui siendu un aljetivu el palral castúo, pero ya ena entrodución que le hazi Jenaro Cajal de Gorbea ya mos quea craru que pa essus añus entre las quarillas de leíus se gastava la parabra castúo como sinónimus de estremeñu:

«Hay que reconocer que en Vocabulario hay muchos términos, voces y locuciones a los que no se concoe su origen y raíz. Puden ser los restos de aquel lenguaje ya desaparecido, y que ho se agrupan algunos con mayor fuerza en la variedad dialectal que familiarmente llamamos “castúo” o en otras modalides a las que Gabriel y Galán y en Chamizo consideramos como mayores exponentes».

Aquí quea pola manu que dende essus añus prencipia a tenel el estremeñu, nombri tradicional i populal pa la lengua en Estremaúra, junta las variantis vernáculas, una nomenclatura dá pola genti leía: el castúo.

Enos ochenta, dispués de que los concursus de poesía en habla populal como el de Ruta de la Plata hueran teníu bastanti acogía i autoris de toas partis de Estremaúra apostaran en certámin assina sus versus en estremeñu, apareci un parabreru nuevu. En aquellus abarullantis añus se estava cuajandu un pensal en estremeñu, pos estudiosus, profesoris i escrivientis estavan enreaus en custionis del estremeñu. Es de pa essus añus quandu sacan el Diccionario extremeño de Antonio Viudas Camarasa, tuviendu la primel edición en 1980 i la segunda ochu añus dispués. Acuímus a las sus páginas i landeamus entre la mestura de vozis i topamus velequí “cahtúo”. El señol Camarasa mos defini assina castúo:

«Cahtúo. m. y f.; adj. Sinónimo de extremeño; se refiere al pueblo y a la modalidad de habla en Extremadura.»

Dispués le sigui una retahila de opinionis de otrus autoris a tentu de términu i sentíu de castúo. Pa arrematal la entrá assegura:

«Por nuestra parte hemos oído hablar, en la actualidad, de la bancera cahtúa, de la voz cahtúa y de cantautores en cahtúo».

Dende los andaris de la genti leía se esparramó entre la lengua común la parabra castúo, passandu primeru polos ceaçus folclóricus i de recitalis, tuviendu la vos castúo como legítima de lo estremeñu. Las associacionis culturales i grupus folclóricus s’án encargau de destendel el usu del castúo i de lo castúo.

Pa arremati cuentas, el DRAE enclúi enas sus páginas la parabra castúo:

«castúo, a. (De castudo, der. de casta). adj. Ext. Mantenedor de la casta de labradores que cultivaron por sí mismos sus propias tierras. || 2. extremeño (ǁ natural de Extremadura). U. t. c. s. || 3. m. Modalidad de habla de Extremadura.»

Queava pa simienti rábanu la nomenclatura extremeño entre los dialectólogus mas rezientis, descareciendu el nombri populal estremeñu. Por estremeñu es conocíu lo que hablan los estremeñus i assina lo mientan los agüelus. Preva es el ALPI, trabaju en que está presenti el términu entre los encuestaus, i tamién las nuevas envestigacionis hechas onde se vei que la genti mayol, inorandu qué es castúo, dizi estremeñu o como aconteci en angunus puebrus con concencia lingüística serraíllanu, garrovillanu o torrojoncillanu, pero no castúo.

Mapa las hablas estremeñas formi l'opinión dialectológica ogañu

En ogañu, el gabarruñu, como diría Gabriel y Galán, está mu añuau, pos el assuntu á díu de lo literariu a lo políticu i mesmu quasi que setariu. Pos velequí, castúo está atijau a las hablas estremeñas de Baajós i estremeñu a la de Caçris, sobre tó a las de la parti norti-ocidental. Esta farsa división á hechu que los propius filólogus se creyeran que las hablas de Baajós son destintas de las de Caçris, llevandu lo lingüísticu a la división provincial, sin miral pola estoria o los estudius, dixendu que el estremeñu es altu —cacereñu—, baxu —pacensi— i que los núclius conservaoris como Garrovillas, Serraílla, La Mairoñera o Çorita son cantonis lingüísticus. Pero ai mas entovía: el hechu de atijal castúo a l’obra de Chamizo i lo estremeñu a lo de Gabriel y Galán s’á criau una concencia sociolingüística i políticu-literaria escapás p'ataraçal el continiu lingüísticu estremeñu formi las provincias i formi los autoris que los escrivin. En esta creencia mos amus criau tós i vá a costal muchu hazel vél las cosas como son. I, ave, quális son estas cosas?

· Castúo, -a es un neologismu criau pol Chamizo, poeta en lengua vernácula, pa llamal a los estremeñus labraoris, castizus i castus, hormalis, cristianus i buenus, que guardan las sus tradicionis.

· El nombri de castúo pa mental a la lengua es rezienti, frutu de la nomenclatura que la genti leía —la huerça d’ellus no palrantis— á dau a las hablas estremeñas enos sus escritus.

· Lo mesmu Gabriel y Galán que Chamizo escrivierun en estremeñu, enas hablas localis correspondientis.

Es por ellu que dende agora á de llamal-si a las cosas por su nombri, siendu estremeñu como se conocin las hablas estremeñas i pa sel mas puntualis, las que vienin del leonés. Castúo tien de gastal-si en el sentíu que dixu’l autol sin abarullal mas la custión.

…………………………………………………………………………………………

De má que, eno tocanti a lo lingüísticu, pola mi parti, dexu de llamal castúo a la variedá castellana d’origin medieval en Estremaúra i dexu de gastá-lu con sentíu lingüísticu. Las envestigacionis a tentu de qué es castúo i los estudius lingüísticus que ei hechu en esti tiempu me llevan a llamal las cosas por su nombri. Esperu que cono espricau aquí s’aigan convencíu de hazel lo propiu i prencipiemus tós a dexal de tracamundeal las parabras.

viernes, noviembre 04, 2011

13000 entrás!

El Diccionario Extremeño que estó aprerandu lleva mas de 13.000 entrás (13.035 en concretu) en ogañu. Son varius añus a entanguilá-lu i ralu es el día en que adispués del coteju no entri anguna nueva parabra o senificau. Sigui sin tenel demaseás vozis cultas o semicultas, namás que las que andu a decumental comu tómicu, infruil o catedráticu, polo que la huerça las entrás son vozis popularis de gastu diariu entre los hablantis d'estremeñu.

Ya m'ei enliau a adatá-lu arregru a la ortografía que estamus a normativizal, faena bastanti cansina, sobre tó en custionis acentualis i a revisteal marrus de redación.

Si el trabaju sigui assina, plontu podremus cuental con un dicionariu que puea servil de sostribu al estudiu i aprendizagi'l estremeñu. Agraeçu a los hablantis i colavoraoris que afrujentis i afanámenti m'ayúan al aperdijamientu'l léssicu estremeñu.

martes, noviembre 01, 2011

Las partis olviás de la gramática estremeña

Quandu mos acercamus a una lengua que no á teníu una tradición escrita o á síu mas bien escassina, ain muchus pobremas de ná que mos enliamus a aprendé-la.

El estremeñu, tratau polos entereaus en custionis lingüísticas, comu una rebrujiña de hablas o un dialectu que en pocu se desvía del castellanu mas que en vulgarismus i arcaísmus, á estau faltu de recursus que lo regularizaran i tamién materialis que sirvan pa aprendel. Sin embargu, sí que abondecin parabrerus i descricionis, a las vezis mu técnicas, a tentu de la fonética, en pubricacionis pola Redi o empressas. En essus estudius mu poquinas vezis s’arrepara en otras partis de la gramática, comu la sintassi o la semántica. Del estremeñu sabemus que en La Mairoñera dizin hazel comu en Casangomi o Peralis, pero no sabemus ná de los usus d’esti verbu comu no seamus hablantis nativus, pos en parti denguna vien espricau que se diga echal fotocopias i no *hazel fotocopias. Tamién sabemus del estremeñu que se mienta estrébedis, pero mucha genti nueva no sabi qué es essu. Ansí conocemus que se dizi calapatriciu, galapatriciu i calapatriscu, pero si mos preguntan por quál d’ellas está mejol dicha, no divamus a atinal.

En el enxaretaeru normativu duna lengua ai que estal al tantu dun haci de fenómenus lingüísticus, por essu los que s’án arrimau al estremeñu namás que pa sacal pronunciacionis i parabras no arreparan ena sintassi ni toman atranquiju en que antigual de cogel se dizi agarral i antigual de cabel, cogel ni que al atrás del ábati es capás de dil un si o un no espletivu o que se dizi unas vezis i no *algunas vezis. Ata hazi ná no mos amus enliau a decumental i arrecogel tós estus hechus que son, en verdá, los que desapartan una lengua d’otra: las selecionis de parabras i parabras, la estrutura l’oración i las costrucionis.

Por tó essu es mestel pa la norma común del estremeñu tenel en tó i por tó hechus estus puntus:

· Ortografía. Propuesta ortográfica sacá por un órganu o una entidá reconocía por una parti de la sociedá estremeña que sirva de representación escrita acordi i arregru a una variedá lingüística. Assín una ortografía tien que arrecogel unus endilguis pal escrevieru que den norti de si hechura se pon con h con j o con x o si carestía lleva tildi o no.

· Ortología. Aterminación de la pronunciación mas derecha las parabras, acisti de tonillus, recta costrución de locucionis i frasis. Assín es mestel tenel un libru con endicacionis de si hazel está mejol dichu con [ð] que con [θ], las manera de entonal un ave arregru a su senificau o cómu es la espressión gracias que o gracias a que.

· Morfología. La morfología sirvi pa ponel qué hormas lleva una parabra sigún la función que tenga ena oración, de mó que es mestel que toa lengua tenga tabras con paradigmas que mos ofreçan las hormas pa tolas categorías semánticas i sintácticas que aigan: pal vocativu, pa la primel pressona presenti, pa los apreciativus, pa los graus aljetivalis, etc.

· Concordancia. Entre la morfología i la sintassi convién tenel craru qué hormas lleva una parabra arregru a otra a la que baraja o está barajá. Assinque es mestel un trabaju que mos diga que hocinu concuerda con aguzau i no con aguzá, ni aguzaína ni aguzaus i que si es genti el verbu puei dil en prural o en singulal: la genti de tos laus quieri(n) salil ena teli.

· Sintassi. Una norma que mos descriva los gastus oralis eno tocanti al ordin las parabras ena frasi, cómu están hechas las espressionis i locucionis, mos valdrá pa assental duna manera crara si ai deferencia entre dizil tol mundu i el mundu tó i que en estremeñu está mejol dichu me s’á eschangau el cochi que no *s’á eschangau mi cochi.

· Semántica. El sentíu las parabras, enque venga arrecogíu en un dicionariu, no val del tó pa aprecial i sabel gastal la parabra majuelu o sigún el valol que tenga acordi sigún eno que esté dichu puea lleval estal o sel, porque una pressona está acordi si está fresca pero es acordi si obra con conocimientu.

· Dicionarius. Un dicionariu que arrecoja ordenámenti las parabras de l’idioma, fixandu grafías, pronunciación, definicionis, usus, locucionis, etimologías, etc. es mestel pa la consulta i el aprendizagi de qualquiera lengua. El usu de parabrerus localis, por campus semánticus o técnicus compretan, pero no sirvin pa aprendel.

· Materialis didácticus. El acessu a toas essas obras, que son técnicas i pragmáticamenti insussas comu no sea unu enterau en custionis lingüísticas, se tien que hazel por mé de materialis didácticus que den un pograma del enseñamientu de la idioma, por graus, i que por mé de exercicius, leturas, pláticas, testus adataus puea aprendel-si la idioma.

Tós estus puntus son mestel por una parti, pero no son los únicus. El mas emportanti es el de la concenciación entre los propius hablantis, achicaus pola presión lingüística del castellanu. Amás es prejisu tenel pressonas hormás en estremeñu, lingüística i pedagógicamenti, pa poel dal carrera en custión del estremeñu, la su literatura, estoria i coltura. Cursus de estremeñu hechus por organismus, associacionis o la Almenistración, un grau universitariu i representación en escuelas, estitutus i ena UEx sedrían el sostribu pa no cael ena perda de hablantis ni de la coltura que lleva endrentu. Amás, la huerça dun colectivu d’escrivientis que den nombrería a las letras estremeñas hadrá que la lengua puea entral en mas andaris de la sociedá.

Lo mejol de tó estu es que ya llevamus unus añus a trabajal paque tó estu sea possibli i que el estremeñu puea convivil conas otras lenguas de Estremaúra en igualdá de condicionis, tuviendu el respetu, el gastu, la acetación social i la representación que mereci.

jueves, octubre 27, 2011

El estremeñu en El Guiju

En el puebrinu d'El Guiju, mu cerquina de Coria, la conservación del estremeñu entre los hablantis nativus es bastanti buena.

Acabu de subil-vus una grabación que da fiel testimoñu de que el estremeñu se tien comu lengua vernácula entre los propius estremeñus con tolos rasgus que los dialectólogus dizin que no es capás de tené-lus en un mesmu hablanti.

Ena grabación participan tres viejinus, unu de 88 (el ombri) i dos mujeris. La que mas habla tien 69 añus.

Comu curiosidá pa los que categorizan al estremeñu de español, se puein oyel cosas comu "barré-llu", "ruiu", "dambus", "piejus", un gerundiu "traxiendu", etc., parabras toas ellas dialectales del castellanu (!).

Grabacionis comu estas son la mejol preva de que el estremeñu se habla, que sus origin son leonesis i de que á de acontinal hablandu-si entre la genti nueva cona mesma involtura cona que palran los agüelus.

Con esta grabación do mejol contiesta al professol Salvador de la que pudiera da-lli ena carta anteriol.

Poeis escuchá-la achuchandu aquí o en el reprodutol de embaxu.

martes, octubre 25, 2011

Contiesta al señol Salvador Plans

Artículu mandau al diariu HOY por causa de la entrevista que le hizun a A. Salvador Plans sacá en el artículu "Para economía lingüística la que teníamos cuando enviábamos un telegrama". Comu veu que no dan señas de pubricá-lu, lo pongu vé-l'equí:

Preguntado el señor catedrático Antonio Salvador Plans por el tema lingüístico en Extremadura en una entrevista con motivo de su participación en las jornadas sobre el futuro del español en el presente diario el 22 de octubre, calificó al castúo de “manifestación literaria”, afirmó que nadie habla conforme a lo escrito en la Güiquipeya y dividió al extremeño en alto, central y bajo. Como representante del Órgano de Seguimiento y Coordinación del Extremeño y su Cultura, pero sobre todo como filólogo e investigador, he de rebatir dichas declaraciones por tergiversar la realidad lingüística extremeña a día de hoy.

En primer lugar, el castúo no se trata de una manifestación literaria, sino del nombre que le dio el poeta Luis Chamizo a los que conservaron la casta de labradores, sin referirse ni al habla ni a manifestación literaria alguna. Actualmente denominamos castúo a la variedad de castellano hablado en parte de Extremadura, herencia del castellano medieval pero con clara influencia del leonés, sin dejar de ser un término moderno, para diferenciarlo así del extremeño de raigambre leonesa. De ninguna manera se puede considerar, en palabras de Salvador, que el castúo tenga “construcciones muy artificiales” y haya “selección” al menos que con ello pretenda reducir una variante dialectal castellana de influencia leonesa a una lengua literaria por hablarse en Extremadura y contar con representación escrita.

En segundo lugar, el lenguaje empleado en la Güiquipeya es científico y técnico y está expresado en extremeño. Le doy la razón en que nadie habla así porque todavía no hay un lenguaje científico y técnico en extremeño al uso como tampoco lo había en castellano en los tiempos del Cid o como tampoco lo había en Roma en los tiempos de Cicerón. La adaptación de terminología científica y técnica en palabras como centimetru, tomizaol, ectaria, coeficienti o eletrón no es distinta de la que hace el castellano, el portugués o el inglés en las respectivas áreas del conocimiento, por lo que no tiene sentido ir con un artículo wiki que hable de astrofísica a los alumnos para comprobar si en su pueblo hablan en términos de órbitas, nadilis, añus lus, fotonis o campu gravitacional y si sus abuelos tienen la suficientemente competencia lingüística como para entenderlo. Por otro lado está la cuestión ortográfica y la ortología a cuya práctica en extremeño la gente no está habituada —no olvidemos que el extremeño lleva poco más de un siglo como lengua escrita y, hasta ahora, de manera marginal— y al leer los textos pronuncian mal una z que en extremeño es /ð/ o una j que siempre es aspirada. Nuestra buena voluntad con el proyecto de una Wikipedia en extremeño responde a la carestía que tiene esta lengua en materia técnica, científica y divulgativa, pues hasta el momento se había relegado al ámbito de la oralidad de manera familiar y a la literatura costumbrista, debido, precisamente, a la presión social, mediática, cultural y lingüística que ha estado ejerciendo el castellano de manera avasalladora desde el último siglo.

Por último, el extremeño no se divide en alto, medio o central y bajo. El estremeñu es un continuo de norte a sur siguiendo las líneas de la Reconquista y repoblaciones asturleonesas, gallegas y castellanas. Parte occidental y zonas orientales de Extremadura son lingüísticamente leonesas, con excepción de los núcleos fronterizos de hablas galaico-portuguesas, mientras que el resto son castellanas con influencia leonesa. Dialectológicamente el criterio fonético para trazar isoglosas no resulta fiel con la cohesión gramatical que existe de norte a sur en Extremadura, como así tampoco basarse en investigaciones antiguas y, en muchos casos, tendenciosas o parciales. Sobre que no hay muchas características peculiares en extremeño es porque, obviamente, no han investigado lo suficiente. Peculiaridades son el uso del cuyu en frases como cúya carta que llegó, la conservación de la oposición z/ç medieval, los usos expletivos del no, los participios irregulares como despresu o gastu y un sinfín de particularidades que, evidentemente, parece que no son convenientes divulgarlas científicamente. Además, son pocas las cosas que, como lengua romance, no sean compartidas con otras de su entorno, de modo que no hay que buscar peculiaridades, sino describir lo que hay de manera fiel y objetiva para observar las semejanzas, no para reparar en fruslerías lingüísticas con las que argumentar la ruptura dialectal del extremeño.

El futuro del español está garantizado, de eso no hay duda. Lo que sí es preocupante es la situación en la que se encuentran las lenguas minorizadas en el ámbito político del español, tanto en la Península como en América, pues en lugar de optar por el plurilingüismo y la tolerancia entre lenguas se incentiva el monolingüismo y la subordinación lingüística. Para el caso de Extremadura, no distinto del de Asturias, Cantabria y otros lugares de la Península, las lenguas vernáculas han sido desplazadas de la sociedad partiendo de la educación hasta la legislación, recriminando y humillando socialmente a quien se expresara en su lengua. Vergonzoso fue el caso de Olivenza con el portugués y deplorable el caso del extremeño en los lugares donde mejor se conserva. La ruptura lingüística entre generaciones es alarmante hoy en día y, a pesar del grado amarillo con que la UNESCO caracteriza las lenguas asturleonesas en las zonas donde tradicionalmente se han hablado, se sigue sin hacerse nada salvo rebajar públicamente la identidad de unas lenguas y a favor de las mayoritarias.

jueves, octubre 13, 2011

Gastal las parabras

Unu de los pobremas que aparecin en aprendiendu lenguas sin oyé-las es no sabel cómu se gastan las parabras. Con el estremeñu passa muchu que cogiendu una parabra dun parabreru o d'anguna retahila de la redi o de los dicionarius i enxaretandu assín una tras d'otras mos pareci sel essu estremeñu. Essu no es fallu del que aprendi, sino de quien no alvierti del usu las parabras con exemprus.

En envestigandu arreparu ca día mas ena custión del gastu que tienin las parabras. Un dicionariu o un parabreru no da muchus endilgus sobre cómu se usa la parabra, pos namás pon el senificau i angunus endilguis semánticus orientativus. Quasi que nunca tienin exemprus que digan cómu se gastan las parabras, assinque quien no la á oyíu i vai a empreá-la se confundi. Por essi misteriu es que hazin falta muchus mas materialis pa la genti aprendel estremeñu: con parabrerus namás no sirvi. Ai que sabel conjugal los verbus, quándu son medius, quándu transitivus o intransitivus, quál es el ordin dun aljetivu arregru al sustantivu, en qué frasis se gasta una parabra i quál otra en otra. No es lo mesmu estal frescu que sel frescu ni dichu duna cosa quandu está buena: si es una comía, es que es sabrosa, pero si es una pintura es que está bien hecha: essi quairu está mu buenu. No es lo mesmu tenel conocimientu que tenel conocencia, pos el conocimientu es el calapatriciu i la conocencia es lo que unu sabi.

Amás, el estremeñu tien maneras destintas de dizil las cosas que en castellanu, por ponel de referenti la lengua mayoritaria. En estremeñu se dizi Qué de genti! cosa que en castellanu es "¡Cuánta gente!" o dizimus m'emporta pocu de ná lo que en castellanu es "no me interesa nada" o tamién son las letras d'ellus, cosa que en castellano es "son sus letras". Otras muchas espressionis no tienin ná que vél comu que puein aparecel-si, pero no son igualis ni ai que mesturá-las, por un ejempru: en estremeñu se dizi al otru día o al sotru día, pero nunca *al día siguienti o en el puestu de no *en el supuestu de. Hechus gramaticalis comu los tiempus verbalis, el ordin d'elimentus ena frasi, las preferencias por unas costrucionis, la concordancia o las partículas hazin por juntu la sintassi en estremeñu, herramienta prencipal pa sabel manejal la lengua i que no ai que descudial entri que estamus aprendiendu.

Ogañu no ai material bastanti que escrarifiqui cómu se gasta el artículu definíu o los usus del imperfetu. Namás tenemus comu huentis a los hablantis que conservan la lengua. Comu una gramática va a tardal en aparecel, convién que vaigan saliendu a pocu a pocu materialis que encrarin puntus essencialis de la sintassi en estremeñu.

Tan emportanti es essu comu apreparal un material didácticu pa aprendel el estremeñu i assina hazel cursus presencialis o telemáticus que assegurin la continación la lengua i un númiru mayol de hablantis. Ai que hazel muchu entovía: el estremeñu no es una retahila parabras namás.

domingo, octubre 02, 2011

Anhinojo folk en Tarataña

Unas cancioninas del nuevu discu de Anhinojo folk pusun en el pograma Tarataña, de RTVE. Poeís oyé-las aquina.

jueves, septiembre 29, 2011

La gajá del jurréu

El amigu Cruz Díaz, de Pescueça, á hechu una paginina en estremeñu: La gajá del jurréu. En ella quiel dil pusiendu tolas poesías que va hiziendu en estremeñu. Dende aquí, muchu ánimu i que rehunda el escrivieru!

Poeis vél la página achuchandu aquina.


jueves, septiembre 15, 2011

Retahila 15-09-11

Nueva retahila de parabras de Las Vegas Bajas. Poeis vé-llas aquina.

lunes, septiembre 12, 2011

Los Inojalis

Me dixu José María, de Anhinojo Folk, que ya tenían el discu de Cantaris de trasantiel sacau. Le respondí: "Pos, mira, si estás en el puebru vo a por él i de passu m'enseñas el lugal". Tenía que ajorral de Coria, assinque poquinu costava desvial-si una mijina en cruzandu Taju pa dil a Los Inojalis. José María me hizu de ciceroni. Dendi aquí, muchas gracias. Descarecía lo que es la arquitectura dela parti nueva porque está bastanti remoceá pa comu él lo conoció, mos huimus pala parti vieja, andi judíus, cristianus i musulmanis quearun la su huélliga más presentera.


Escúu a la entrá

Enque enos rétulus, endicaoris i mesmu cancionis apareça el nombri de "Hinojal", los garrovillanus dixun de siempri alas tierras andi está alevantau el puebru "Los Inojalis", topónimu mas antiguu i que ya apenas quea entre los vezinus del lugal. La prenunciacion moerna i el propiu nombri no tien ná que vél, pos dizin ya Inojal, antigual de Los Inojalis. Prencipiandu pol topónimu, se vei nuevas mostracionis de no respetal el patrimoñu.

Ain tres cosas delas que densiguía se percata unu en Los Inojalis: las pieras, las chimineas i los olivus. La arquitectura tradicional de callis, casas, corralis, etc. gasta la piera comu material prencipal. Cuentan que en esti lugal se halla la tercel cantera mas emportanti de piera del país i no en baldi se vein andiquiera que atisbis enos campus pieras por tós laus.

Calli tradicional

Diendu polas callis largas se llega al norti el lugal, ondi prencipia a destinguil-si la parti mas vieja. Anguna que otra casa de hechura petria apareci, luziendu lindas fachás, arcus que el tiempu quiel encultal i lo más ressaltanti: las chimineas. Son costrucionis de ladrillu con hormas mu curiosas, de más o menus largura, arrematás en un pingurutu. Alo vistu, antañu tolas casas tenían assina las chimineas, peru que las huerun derrotandu: namás se conservan enas casas mas viejas o enas que no án síu repuestas del tó.

Casa tradicional con chiminea

Mos desviamus pala laguna i prencipamus a andal pol campu, entre las parés de piera. Descubrimus ala gocha, un pozu que dizin el Pozu la Laguna, que se halla al norti. Ogañu muestra un espetu mu nuevu, peru uvu de sel unu delos prencipalis en el lugal. Esti puebru es sitiu de pozus i huentis. I es que comu dizi la copra:

Monroy tiene un castillo;
Talaván tiene La Breña;
Santiago el Castillejo
y en Hinojal La Recuela.


Hontanas, huentis i pozus quierin de descotorrá-lus de fusca i ponel el rétulu. Oxalá i lo hagan i los quein aparentis pal viajanti vé-lus i los vezinus gozal-si.

Pozu la Laguna

San Bertu

Sin salil-mus dela primel pista, dimus a paral a una costrucion delas más ralas que ei vistu ena arquitectura estremeña. Se trata dun templu, la Ermita de San Bertu, duna navi namás, quairá i con una enormi bóveda por cima. Dendi huera se destinguin quatru contrahuertis i una fachá que da la sensacion de faltal algu. La quierin tamien d'arregral.

Endrentu, enas parés se vein a cachus la antigua decoración i justamenti fronteru, la frol de lis, símbolu dela Ordin Santiagu. Antañu, esta ermita servía pa auespedá alos pelegrinus. No puei perdel-si esta peculial costrución el viajanti que vaiga pallá.

Frol de lis


Mas alantrinu están los murus dun vieju cimenteriu que no llegó a cuajal. Agora lo tienin de corralón. Polo vistu, el verdaeru cimenteriu, que dizin sel delos morus, se halla en un cruzi que en el que se puein vel tumbas antropomorfas escarbás en el suelu. Comu curiosiá, toas están apuntandu pal noroesti.

Tumbas los morus
Tirandu pol caminu que vai pa la derecha, dimus al barriu antiguu. Esta parti se caracteriza polos largus murus de piera, las puertas de tabra en bastidoris de ladrillu con arcus rebaxaus. Un regachu, en estas fechas secu, lo atraviessa. Muchas delas antiguas casas ara namás conservan los murus de huera i anguna que otra cantaera. Endrentu, corralonis i uertus.
Que esta parti hue la que más vida tuvu antañu, lo atestigan costrucionis particularis comu presas de piera i olivus centenarius. Dizin que paquí vivían los judíus, en estas parti dahuera, repunteaus. Testimoñu quearun no ena hechura de callis i casas, sino tamien enos apellíus, pos vé-lo equí qu'en Los Inojalis está unu de los apellíus autóctonus: Macarrilla. Es mu capás de sel d'origin ebreu, enque entovía ai que envestigá-llu.
Presa de piera


Olivu centenariu


Regachu en el barriu vieju
Que estus corralonis con olivus i gallinas tuvun vida, lo pruevan tamien las anégotas que cuentan i algotrus restus hallaus. Cerquina duna paré con cantaera, andava un agricultol a aral el uertinu quandu el suelu se hundió alos sus pies i vinu a paral a una cueva: se tratava dun soterrañu con tesorus a sabel de qué antigua familia.

Puertas duna las casas del barriu
Ena praça, que servía de praça torus, ya endrentu del puebru, se vein dos edificius que conservan la hechura antigua: una igresia i una casa con chiminea. La igresia, ogañu envertía en casa, tien por huera los contrahuertis de piera, sirviendu la navi prencipal de patiu i el altal i la sacristía de vivienda. Se conservan, enque con mal avíu, las arquerías, angunus capitelis encalaus i molduras por dentru.
Parras por drentu el templu
Al otru lau la praça está una de las casas tradicionalis que conservan la fachá antigua. Despunta la chiminea, obra de gran lindeza, decorá cona rossa essapétala, de gran representacion ena arquitectura i decoracion del lugal.

Chiminea con rosas essapétalas


Ventana con bolras la igresia
Al norti del tó del caseríu se halla la igresia de Ntra. Señora l'Assuncion. Tien una hermosa fachá, dela que destaca la portá i las ventanas con decoracion de bolronis. La torri está bastanti nueva por huera. Antañu uvu de sirvil de torri de vegilancia, pos dendi ella se vein las torris del castillu de Portozuelu i se controla el ríu Taju i la sierra de Cañaveral.

Decoracion ventana
Acabamus la vesita ahilandu pala Calli la Crus. Pol caminu vemus mostracionis de decoracion, comu la forja d'angunas ventanas, las típicas chimineas, anguna que otra casa con poyatas o la casa delos Alba que tamién tenían possessionis en el lugal.

Chiminea tradicional

Puerta de la casa los Alba

De los Quatru lugaris, Los Inojalis son de los que mas pobracion perdió, tuviendu ogañu unus poquinus de cientus. Ai poca genti mayol en el lugal, de mó que el estremeñu está quasi que destintu. Namás lo vienin palrandu los de 40-50 parriba i siempri en un ámbitu familial o en el campu. Con tó i con essu la lengua cuenta con buena estima entre los hablantis en situacion de diglossia. Me refirierun una anégota de quandu el agora alcaldi, de críu, ena escuela la maestra lo riñó por dizil velequí-lu en preguntandu-li ella polos librus, de má que lo mandó a escrevil por 1000 vezis "aquí está". El zagal estava tan convencíu, que antigual de escrevil "aquí está", pusu toas mil vezis velequí-lu.