jueves, agosto 25, 2011

El estremeñu en "Crónicas de un pueblo"

Soi Ismael Carmona García, vezinu de Valdelacalçá. Soi presienti el Órgano de Seguimiento y Coordinación del Extremeño y su Cultura (OSCEC), associacion assitiá en Caçris i dende la que trebajamus pa relançal el patrimoñu oral estremeñu en tolas sus manifestacionis.

Andu angunus añus a envestigal la horma palral de los nuestrus mayoris en Las Vegas Bajas i m’almira el rompimientu lingüísticu entre agüelus, ijus i nietus. Mentris que los nuestrus mayoris conserva el estremeñu mas puru, la genti nueva, fabetizaus reondamenti en castellanu, tienin unus poquinus de rasgus. Me recuerdu entovía de los días en que estava a estudial en el estitutu La Puebla, cuandu angunus de los compañerus aguarreavan el yeu o que pa Lobón dijieran me vo al meicu… Lo que es que es endinanti cómu ogañu están á si arrecuperal tradicionis, avían edificius antiguus o pesquizan la nuestra estoria i, a la contra, en custionis lingüísticas está desarvolaítu del tó.

En Las Vegas Bajas ata vai poquinus añus se condurava bien de mas una varianti la lengua leonesa –la estremeña-. No queemus patrás que muchus de los puebrus viejus de las Vegas Bajas huerun repobraus por gallegus, leonesis i portuguesis endispuesinu de la Reconquista. Essi atiju cultural i lingüísticu mos arrima entovía mas a los nuestrus vezinus portuguesis i a las gentis de tan largu comu asturianus i leonesis. Parabras comu, vé-la equí-las, fechar, fridiñu, buraca, dir, julgau, lamber, lombu, estoriar, arvilla, pantaruja, coguta, estalache, puelme, maçaroca o chamarín mos ajunta a los nuestrus antepassaus ocidentalis. Costrucionis comu a rente de, a tencias de, gustar de, la mi mujer, abate los entalla, á pocu que llegó, cuasi que me s’olvida o tener de mercar las gastan por sus tenoris los nuestrus agüelus, inorás i descarecías pola moceá. Añus de apergollamientu i descarecimientu a la nuestra lengua hizun que a pocu a pocu el estremeñu s’olviara, espareciendu-si de la boca la genti i, mesmu, de los nombris tradicionalis los sitius. El Callejón la Zorra (Montiju), la Calle Faldiquera o la Calle Entallá (dambas a dos en La Puebla) esprimentarun essa muacion.

Una tupa de genti inora que lo que se habla ena Estremaúra de ponienti i en un buen dau númiru de sitius de pa saliente recrei del astul-leonés i del gallegu-portugués, i no del castellanu. Prencipiandu por essi desconocimientu, la genti de siempre á creíu que palra un mal castellanu o, en resumías cuentas, son mu burrus a palral. Es lo mesmu que dizil que un sicilianu palra mal el italianu o en Portugal se palra mal el español. Esti hechu mos á derrengau tantu que siempri mos á abejinau palral comu bichamus i án síu muchus los meyus qu’án puestu por parti el Goviernu i Educacion pa descuajal essa derrengueta: en palrandu tola genti castellanu, no ai pobrema. Essi pensaeru es tan de críu chicu i mendingu comu agarral i farrungal un conventu o una igresia pa alevantal pisus porque paici mu cantosu ena calli: dambas i dos cosas atentan contra el patrimoñu cultural. Ara, de esta manera án tratau al portugués i al estremeñu en Estremaúra, comparanti a otras lenguas repunteás del Estau, comu el leonés enas provincias de Çamora, León i Salamanca o el asturianu en Asturias: desacreditandu-lu, pressiguiendu-lus i ahucheandu de tolas hormas que puean a quien palri assina.

La riqueza lingüística, a la contra de la arquitectónica o botánica, paici sel un arriostru pa la volucion duna comunidá, de mó i manera que hondeandu conas lenguas repunteás se aparapeta el pensamientu i la cultura única. Da-li suerti que no tous pensamus lo mesmu i vémus ena catarvá lenguas la capacidá verdaera del sel umanu pa comunical-si i mos arreparamus en que las lenguas son dinas de gastal-si entri que aigan dos pressonas que en ellas se den a entendel. S’agraeci qu’el caraiti estremeñu sea duna hechura tal que assín porque á premitíu condural una lengua d’origin medieval, sin muchas muacionis i sin escrevieru, una tupa de sigrus. Agora, la nuestra briega ende el OSCEC es acordal a los nuestrus paisanus que, lo mesmu que s’á palrau el estremeñu en estas tierras pardas en tós estus sigrus, puei acontinal a palral-si otrus sigrus mas, hiziendu que vean que la noveá el escrevieru el estremeñu vai a suponel una de las sus mas curiosas garantías.


Version en castellanu pubricá en Crónicas de un pueblo.

No hay comentarios: