viernes, octubre 26, 2007

ESTREMEÑU: LA IDIOMA ATARUGÁ

A partil la semana prósima s'espetará ena aulas i pasillus la Facurtá Filusofia i Letras de Caçris el siguienti testu bilíngüi. Tó seya pol muestral a los filulogus i estuyantis a filulogus la desisténcia el estremeñu. Cuentu con que duri pocu, peru en leyéndulu la henti, argu s'abrá hechu. Veloilu:
"El estremeñu es el lionés d’Estremaura, endigual qu’el asturianu lo es d’Astúrias. Sin embalgu, sempri á bistu ciertus regañus nel su afilmaeru.

A la escontra, naidi á tiniu pobremas en izil qu’el estremeñu es castellano mal hablado cuandu quirian izil estremeñu mal palrau.

En efeutu, ain quien palran estremeñu, quien palran castellanu estremeñizau i, hueraparti, los que hazin el redículu precurandu palral castellanu almientádulu cumu estremeñu. Asinque, las hazionis emperialistas el palraeru castellanu án condenau, nu sin razón, el mal palraeru que desisti en Estremaura el castellanu. Peru, dendi drentu d’Estremaura, otra parti —menus hazión i menus emperialista, ofiaenti—, con un atestigaeru seculal i un usiu inenterrumpiu de patrás, adenúncia el mal palraeru que desisti de meyaus el sigru pasau hata angañu el estremeñu.

Los primerus, los emperialistas, acusan a los estremeñus del usiu sistemáticu e vocalis afechás postónicas i d’aspiral consonantis peru nu del gastaeru el enfenitivu presonal, del posesivu tónicu, d’apreciativus de graación en alvérbius i conhuncionis u de tenel, cumu los antígus latinus, parabras cumu megu, tegu, segu, vidi, didi, imus u abemus.

Los segunderus, los estremeñufalantis, vreaus pun continu guarreu foriatu qu’á abangau la su memória i el resuelgu con que la prenunciaban, anésicus tós, án orviau que palraban estremeñu.

Angunus Funes qu’enhamás orvian pol muchu que la rialiá chambi i s’eschanguin los usius, arreconcunaus pol braçus estremeñus, án alevantau la cabeça i án gañitau: «Hata aquina amus chegau!». Endispués de bel comparau el cántabru i el asturianu dangañu con el estremeñu atopandu milenta d’afiniais, dispués d’albondus estuyus lingüísticus, dispués la reconocéncia la desisténcia el estremeñu pola comuniá entrinacional, dispués de mas dun sigru literatura nesta palra, aluspués de belsi escrebiu la primel ortugrafia nolmativa, endispuesinu e toas esas cosas, ain quien, porfionis, entavia niegan la desisténcia estremeñu.

Hollándulu i esvreándulu con odiosas i ensustancialis comparáncias, los emperialistas afilmarán anti lo ófiu, nu que estu es castellanu (!), argu que s’aprécia ena primel visual, sinu qu’es un enventu, una fabulación. Una luenga palrá en Estremaura dendi l’Arreconquista pol millaris de presonas risurta sel una envención i, craro, pol esu es mestel atarugala pol mé el avehinaeru i el corrihieru. Qué ergumentu mas probi!

Esa á siu l’ación el pensaeru foriatu sobri la muestra luenga, ara ya mas menuspreciá pol puebru que nunca. Namás mos quea cuental cola henti nueva, colos estremeñus el mañana, paque nu premitan el acelerau espenaeru dun palraeru antigüísimu. Que nu seyan inorantis de luenga ni s’ehin hollal. Ena vuestra manu, ena e los falantis, está el puel dinifical el estremeñu pa esti resulhil. Abemus pocu tiempu: los relocis aguran las sus auhas pal ingrés i pal español i el orihoscu abati se mos á encahau."
...............................................................................................
"El extremeño es el leonés de Extremadura, igual que el asturiano lo es de Asturias. Sin embargo, siempre ha habido cierta aversión para afimarlo.

Contrariamente, nadie ha tenido problemas en decir que el extremeño es castellano mal hablado cuando querían decir «estremeñu mal palrau».

En efecto, hay quienes hablan extremeño, quienes hablan castellano extremeñizado y además los que hacen el ridículo intentado hablar castellano pronunciándolo a la extremeña. De este modo, las facciones imperialistas de los que hablan castellano han condenado, no sin razón, lo mal que se habla castellano en Extremadura. Pero, desde dentro de Extremadura, otra parte —menos facción y menos imperialista, obviamente—, con un testimonio secular y un uso ininterrumpido desde antiguo, denuncia lo mal que se habla extremeño desde mediados del siglo pasado hasta hoy.

Los primeros, los imperialistas, acusan a los extremeño del uso sistemático de vocales cerradas postónicas y de aspirar consonantes, pero no del uso del infinitivo personal, del posesivo tónico, de apreciativos de gradación en adverbios y conjunciones y de tener, como los antiguos latinos, palabras como megu, tegu, segu, vidi, didi, imus o abemus.

Los segundos, los extremeñohablantes, maltratados por una continua calumnia procedente de fuera que ha doblegado su memoria y el aliento con que la pronunciaban, amnésicos, han olvidado que hablaban extremeño.

Algunos Funes que jamás olvidan por mucho que la realidad cambie y se dañen los usos, mecidos por brazos extremeños, han levantado la cabeza y han gritado: «¡Justo hasta aquí hemos llegado!». Después de haber comparado el cántabro y el asturiano modernos con el extremeño encontrando miles de afinidades, después de muchos estudios lingüísticos, después del reconocimiento de la existencia del extremeño por la comunidad internacional, después de más de un siglo de literatura en esta habla, después de haberse escrito la primera ortografía normativa, justo después de todas esas cosas, hay quienes, porfiando, todavía niegan la existencia del extremeño.

Humillándolo y maltratándolo con odiosas e insustanciales comparaciones, los imperialistas afirmarán ante lo obvio, no que esto sea castellano, algo que se aprecia a primera vista, sino que es un invento, una fabulación. Una lengua hablada en Extremadura desde la Reconquista por millares de personas resulta que es una invención y, claro, por eso es necesario bloquearla a través de la vergüenza y la corrección. ¡Qué argumento más pobre!
Esa ha sido la acción del pensamiento de fuera sobre nuestra lengua, ahora ya más menospreciada por el pueblo que nunca. Sólo nos queda contar con la gente joven, con los extremeños del mañana, para que no permitan el acelerado morir de un habla antiquísima. Que no sean ignorantes de lengua ni se dejen pisar. En vuestra mano, en la de los hablantes, está el poder dignificar el extremeño para que éste resurja. Tenemos poco tiempo: los relojes apuntan sus agujas al inglés y al español y el ocaso casi nos ha llegado."

6 comentarios:

Eduard Abelenda i Puigvert dijo...

Ànim! Que la reivindicació sigui visible! Salut!

Cancho dijo...

Fraili, por favor, dejame poner este texto en cancho.extreblog.com. Creo que es muy, pero que muy acertado. Por cierto, he visto en tus post anteriores que has pensado en dejarlo: ¡NO! Aunque no lo parezca hay gente que poco a poco se va concienciando de la realidad Extremeña y tu tienes gran parte de la culpa. No te preocupes si no comentan en el blog, la gente es muy reacia y más si esta en otra lengua, pero creo que debéis seguir con esta comunidad (Estremaweb, güiquipeya...) y hacer más cosas del estilo de poner carteles en la Universidad: mandar correos al presidente, cartas en el periódico, concentraciones... Ánimo, compañero, y sigue así. Un salú

Tallu dijo...

Animu Fraili.

Lus escomienzus son durus peru tienin que hadelsi y paici qu'el destinu te tieni elehiu.

Asperu que seya removeol de concencias y nu quei en na, que lus que se lu atopin y lu lean cavilin un ratinu sobri la situación l'estremeñu y nu seyan unus paletus reacionarius.

Pol otra palti me petaria abondu tenel testimononiu audiuvisual, cosa mu dificil creu peru sedria enteresanti vel las racionis de la henti al alcuentralsi conel manifiestu esti.

Cuasi que apaici un autu pánicu al estilu Jodorosky y Arrabal.... Suelti ¡¡¡

Oppedens dijo...

Yeu.

Jaði una tupa tiempu que nu passu pol el tu bloguinu, ende lo de las jolmas aglutinás deícticas essas, que angún día tendré que golvel a tratal tegu.

Veu que llegasti a iðil en angún post anteriol tuyu que palrabas de abaldonal y rundilti. Habemus bastanti genti que mos pilra el estremeñu y que almiramus el tu trebaju. Y hay pa la calli, en metá el restu la genti que nu jaðin sinu guarreal y llamal de nombris al estremeñu, genti abondu que iði que le petaría deprendellu, peru nu lo tie fácil. Pa que l'estremeñu acontini una mijina vivu basta con unas pocas de presonas que lo mantengan vivu. Asperu que entri los que lo utiliðan más de unu se lo palri y deprenda a los sus hijinus.

Si habián más faciliáis pa deprendel la idioma una tupa 'e genti la utiliðaría. Tendrían que habel más gramáticas exhaustivas, y diccionarius mejoris, que estu de deprendel con parabrerus que nu siempri son mu fiabris, oyendu a genti y leyendu textus es una mijina cansinu. Tengu que piílti la tu ortografía un día destus y lo que jagas pahí.

Tamién a si escribu más cosinas pahí en estremeñu, que nu jagu apeninas na pa interné. Lo ideal sedría que tos pusiamus una mijina 'e la muestra parti.

Lo más emportanti es que quei costancia 'e que l'estremeñu nu es nengún enventu, seya lo que seya. Que haigan cuántas más grabacionis possibri 'e genti palrandu espontaniaenti l'estremeñu más afecháu possibri, de la Sierra 'e Gata, Serraílla u andi seya, pa que se puea vel lo más possibri la su jechura cumu luenga aniantis que la idioma espeni. No una ni die, que ya hay anguna, sinu mejol cientus de ellas. Que lo puean guarreal y llamal de nombris, peru que a lo menus los que iðin qu'es un enventu tengan demasiáu de raðonis pa callalsi la boca. Ya sedría ganal algu.

Pol essu nu sé si es mu atináu lo de palral de "neustremeñu". Tolas luengas nolmalidás tiein algu de artificialis, peru lo de "neustremeñu"... Nu sé. A la genti lo que tenga un "neu-" le suena a enventu y pol tantu le prevoca ciertu arregañu...

Recuerdu que me preguntasti ciertas custionis ortográficas mías cumu la raðón pola que antuñaba/adoptaba la grafía "ð" pa la sonora meyeval. La "ð" nu es un simbulinu fonéticu, u más bien pol essa regra 'e tres tamién la "a" y la "o" sedrían simbulinus fonéticus, ya que s'utiliðan tamién en alfabetus fonéticus. Es una letra utiliðá en angunas luengas vivas cumu l'islandés, el feroés y l'övdalsk, y que s'utiliðó en ingalés antigu, pol ejempru/sabulugal. Tie la ventaja de que siempri está disponibri, nu jaði farta jaðel tipus de letra nuevus. La utiliðu pol dos raðonis:

a)Polque utiliðal las grafías z-ç cumu en iventia.com y cumu veu que acabbas de adoptal tú pue jaðel que la genti pol pereða y perranganería leya to siempri cumu en castillanu. La ð es en cierta jolma reconocibri cumu una aspeci de "d" rala, recuerda a qué soníu jaði referencia.
b)Las sonoras meyevalis hay que malcallas inque ca ve se gastin menus y en menus lugaris. Pusiendu "d" habrá quien iga que assina ya lo iði poca genti. Pusiendu "z" u "ð" ca unu podrá leyellu cumu mejol le peti.

Yo nu recomiendu a naidi nenguna ortografía, ni siquiá la mía, que nu está sistematiðá antovía, cumu pues vel, y que en muchus aspectus nu s'aparta 'e la castillana pol ciertas raðonis de las que nu v'y a palral hoy. Ara mesmu, tuviendu en cuenta la situación en que s'enjalla, es muchu más emportanti que l'estremeñu s'utiliði y cona mayol correición possibri que custionis cumu la ortografía que se gasti.

Iðis pahí qu'en estremeñu s'afechan las telminacionis en -i y -u sistemáticaenti y ya demostrasti que nu es verdá siempri, que pol ejempru en ciertas enteljeccionis nu es assina. Peru te s'orvió un chascu: los vocativus. Sí, en estremeñu tenemus vocativu y muchus de los que nu afechan enas enteljeccionis (que creu que nu son tos) nu afechan tampocu enos vocativus. Alcón Olivera en Requilorios, anque vacila en essi usíu, afechandu unas vedis sí y otras no enas enteljeccionis y vocativus, me paji que se le barrunta una mijina essi usíu en metá to essi bandallu, y velequí el assuntu despricáu pa la palra 'el Rebollal, nel apartáu 2.1 desti enlaci. Asperu que nu seya tardi pa avrigual el alcanci 'el fenóminu y si se jaði/se jiðu en muchus lugaris u pocus. Supongu que lo de los vocativus y las enteljeccionis estará relacionáu, de jechu la enteljección "¡hombre!" u "¡home!" es en un principiu un vocativu. En xalimegu, polo menus en mañegu, tamién me paji que dexisti la destinción "homi"/"¡home!...", anque nu es la mesma palra que l'estremeñu se pue estuyal ahí pa la genti viejina.

Danne dijo...

Qué desgracia la mía... De verdad leí todo tu post, pero a decir verdad para alguien que sólo habla chileno (y otras lenguas de origen extranjero que le han sido impuesta) creo que puede entender menos de lo que realmente me hubiese gustado. Pero, mientras no me habitúe a esta lengua que resulta nueva para mí, quizás lo más importante que debo entender es aquello que permanece oculto; no solo tras este comentario sino el "sentido de tu misión" en general. Me alegro que hayas llegado a mi blog, porque así yo pude entrar en el tuyo y aprender algo acerca de tu lengua y de la amenaza que enfrenta. De verdad espero que la gente llegue aquí, que te lea de verdad y tomen conciencia de lo que está pasando. No quiero que llegue el día en que todos terminemos hablando en inglés, hay que darle cabida a los idiomas que tienen tradición y que son parte intrínseca de una comunidad.
Es por este tipo de cosas que odio el siglo en el que vivo, está todo tan homogeneizado y estamos rodeados de una estupidez e incomprensión que realmente repugnan; la deshumanización o aquella "naúsea" de la que habló Sartre se deja sentir con más peso... espero que tú no seas de aquellos que echan las tripas afuera; sigue con esto y da la lucha contra esta fatídica realidad.
Seguramente Nietzsche, como buen filológo que era, estaría orgulloso de tí.
Haces una bella labor y me pregunto si de verdad te das cuenta de esto, oj alah así sea.
Trataré de seguir leyendo, talvez aprenda un poco de tu lengua.

Espero leerte en otra oportunidad; de hecho fuiste una sorpresa agradable, en general la gente solo escribe para criticar mi modus vivendi... Si lo hicieran con estilo, con pasión o al menos con buena redacción sería hasta más interesante.
Saludos desde Chile.

Anónimo dijo...

¡Enhorabuena!, aunque creo que ese texto es demasiado flojo. Se olvidan de decir que el indoeuropeo procede del extremeño, tengo multitud de pruebas que demuestran que las antiguas tribus que habitaban en la Lusitania hablaban una lengua casi idéntica al extremeño en que escribes en el blog y que esa lengua influyó determinantemente para que se crearan las lenguas indoeuropeas porque emigraron a la India. Conclusión: el extremeño, hoy en día es una de las lenguas más habladas del mundo con más de 500 millones de hablantes.