martes, abril 05, 2011

Treveju

El Domingu pola tardi hui a vél el castillu de Treveju. Estas semanas atrás anduvi a Villamiel, pero no me vagó pa acercal-me al castillu, assinque antiel hui espressamenti pa Treveju. Subiendu pa Villamiel, mes un chocinu a la derecha, llegas al puebru, tuercis a la derecha i t'entras en una carreterina con muchus retortuñus, por mé del bosqui, regachuelus i huentinas. Quantis que la ves dende la peña, pareci mentira que aigas subiu por aí. Hazia un airezinu que cuertava la cara i caian a ratus mareas, que formi ahilavas parriba te echava patrás. Era mala tardi pa vél tó aquellu, pero comu vinun mis pairis pa Cória aprovechémus pa vél la sierra i los lugaris aquellus.

De qu'aportas, a la derecha tienis el puebrinu. Si le quitaras las antenas i las luzis, es en tó espurechu a un puebru medieval que s'á saliu de la línia el tiempu. Las parés, el suelu, las escaleras de piera, matas a afrorecel i afrorecias ya entre las hiendas los murus, los canchus i de los arreatis... Las callis que s'esparraman de la cotorina pa los laus parecin que se cain quijiendu atilbal unas pa Villamiel i otras a la mal que verdeguea al sul, acañonandu las mirás.
El lugal es brevi pero recarcau, ahilandu la calli prencipal pal castillu i la elésia entre pieras i canchus.


Los murus, de la colol del paisagi, s'afrentan a la de la naturaleza.

Mentris, el airi roceava las campanas.


Las pieras que s'arremangan junta el caminu quean apescolás a las vezis.

Los güecus las ventanas están mal apontonaus, comu aconteci por detrás de la torri, con perigru de derrotal-se.

La elésia de San Juan Bautista pareci encajá en el monti, canteá la puerta patrás de Villamiel.

En el hondón se vein los retortuñus la carretera ata Treveju dende Villamiel.

La su vesita es mas que recomendabli. Es un rincón en el tiempu, andi los sigrus rehuyin, farrungandu los murus mas el olviu que las oras.


No hay comentarios: