domingo, noviembre 06, 2011

Quién dixu castúo?

Muchus de los que están en el mundu de lo estremeñu tien conocencia de la parabra castúo i no es ralu que la gastin en quixiendu dizil estremeñu, abarullandu dambas a dos vozis. Lo que es que el castúo, por sel una parabra deferencial —quiel dizil estu que no mienta geografía, ni gentiliciu, comu has estremeñu—, lo tienin por corrienti los que dan cuenta de las hablas estremeñas, a estilu dun bable o la dun baturro. La genti, afanosa en assental los hitus i dizil lo míu es míu, tuvun a bien que cona parabra castúo mentaran las hablas estremeñas. A estu vinu el sostribu de huera, de las vozis no estremeñas que prencipiarun a llamal castúo a la nuestra manera de hablal no sabían qué.

Retrataúra de Chamizo

Es mestel tesal una mijina i retrayendu-mus a lo primeru pa comprendel que castúo no tien ná que vél con custión lingüística denguna. Muchus no tendrán conocencia de que castúo es una parabra que no populal, sino un enventu literariu —los espertus se repapilan con esti concetu de la envención—. Quien, por ves primera i que esté decumentau, gastó la parabra castúo hue, velellí, quien la fundó, Luis Chamizo. Pero la dolçura de Chamizo en custión sociu-lingüística no barruntava tan en siquiera el estaramau que s’enliaría. Tiró de la parabra castúo, un neologismu aparenti i rezia. Buen acuerdu, pero Chamizo gastó esta parabrina en el sentíu de castizu i con essi sentíu lo gastó velequí en el su libru El Miajón de los castúos. La parabra castúo apareci, velequí, comu un epítetu de la parabra labraor:

«Qu’estos hombres son los machos d’una raza

de castúos labraores extremeños»

“Consejos del Tío Perico”, 115-6

«Son asina los cachorros de la raza

de castúos labraores extremeños»

Ibidem, 149-150.

«Los redichos sabijondos se bulraron,

los castúos labraores sonriyeron»

“La viña del tinajero”, 1210-1

«Se bulraban los señores, se reían

los castúos labraores d’estos pueblos»

Íbidem, 1978-9

Portá d'El Miajón de los castúos

I en otrus laus del mesmu poema apareci de manera comparanti o quixiendu mental al estremeñu-labraol-tradicional:

«Y será campusino mu castúo,

y será labraor, ¡qué duda cabe!»

“El porqué de la cosa”, 445-446

«que por estas señales se conocen

los muchachos castúos de tu tierra»

“El chiriveje”, 721-2

Por si enas poesías no queva bien craru qué quería dizil Chamizo con esta parabra, diva añexa a la primel edición un apendis de parabrinas estremeñas gastás i no gastás ena su obra i es estu velequí lo que quería dizil quandu palrava de castúo, pa naidi perdel-si:

«Castúo: Castizo. Mantenedor de la casta de labradores que cultivaron por sí sus propias tierras».

Essu, señoris, senifica castúo, ni mas ni menus: el que con suoris púu ahilal palantri con el cachinu de tierra i poel assín queá-la en erencia, a la contra de los jornalerus que estavan a trabajal enas grandis fincas los señoritus, de los pastoris que que vivían en choçus, de los artesanus, de los cacharrerus comu su pairi, etc. Essi era pa Chamizo el modelu de estremeñu-trabajaol, un ombri que supu i púu vivil de la tierra. Mas palantri destiendi esti usu, ajorrandu el sentíu de labraol de las propias tierras al del machu o hembra estremeñus ‘de pro’:

«Y hogaño

Hay luto en la dejesa, que se ha muerto,

va pa dos meses, Agustín Valdivia,

que era un castúo y un amigo nuestro.»

Las Brujas, 1579-1581

«Y un día y otro día: [la hilandera] firme, castúa,

juerte, serena,

blanca como las flores de los jarales,

limpia como la costra de las camuesas

[…]

“La jilandera”, 43 y ss.

«Puño e Jierro: ¡Asín jacen los hombres que son hombres

y tién un corazón drento del pecho!

Silverio: ¡Pero mu bien; asina son los hombres!

Pueño e Jierro: ¡Asín son los castúos extremeños!»

Las Brujas, 1686-9.

En denguna de estas obras se dizi que el castúo tenga ná que vél cona lengua, pos Chamizo quiel dinifical la parabra que enventó pa llamal a los estremeñus atijandu-la al estremeñu que es trabajaol-cristianu-buenu. En parti denguna está essu de “hablar en castúo”.

Pero como cosa curiosa, venti añus dispués de vel-si sacau El miajón de los castúos, Santos Coco, en el su trabaju de decumentación lessicográfica que hue sacandu a pocu a pocu en la Revista del Centro de Estudios Extremeños, en el númiru XVI, de 1942 mos cuenta velaquí estu:

«Castúo, adj. Con valor de sustantivo. Castizo, típico del pueblo extremeño. El natural de Extremadura, que conserva íntegras y puras las culaidades y los caracteres de la región. Chamizo, en “El miajón de los castúos”, lo define así: “Castizo, mantendero de la casta de labradores que cultivaron por sí sus tierras”. (En toda la provincia de Badajoz).»

En 20 añus la parabra castúo passó a sel sinónimu de estremeñu cona moa que crió Chamizo i amás, Santos Coco, cuyu léssicu, acordi a la época, no es rigorosu pero da bastantis buenus endilguis, mos dis que, dis, se da en tola provincia de Baajós. Sin embargu, tapocu asseñala ná de lengua. Amás, la parabra castúo no es tan corrienti como pareci, pos ogañu, la genti no leía de la provincia de Baajós ni tapocu la de Caçris sabin qué senifica castúo i rala ves sea la que lo án oyíu como no huera por mé de alguien mas nuevu.

Pegamus un bincru i mos espetamus pal cabu los sesenta, onde el señol Emilio Díaz Díaz saca ena Revista de Estudios Extremeños (XXV, 1969) un articulinu a tentu del léssicu estremeñu entitulau “Apuntes de nuestro castúo hablar”, que desquitandu’l ámbitu filológicu pocu tuvu que destendel-si entre la genti. Lo que susprendi es que pareci sel una de las primeras vezis en que apareci decumentá la espressión castúo hablar, pero, es essu castúo hablar, gastau como un aljetivu i senificandu otra ves ‘castizu’, ‘castizo hablar’. Pero como aconteci en estu del estremeñu (i pa prejuiziu, mas vezis de lo comenienti), las malas leturas crían malus usus.

Dies añus dispués, en 1979 apareci el ricu vocabulariu de Antonio Murgas Bohigas i, vaya que no sabin qué escuendi? Pos velequí, la nombrá parabra (no pierdan almiración a la definición, hagan el favol):

«Castúo (Luis Chamizo). —Castizo, que mantiene la casta de labradores que cultivaron por sí mismos sus tierras. Por extensión, se conoce por castúo a todo hombre extremeño muy amante de su tierra, de su habla, de sus costumbres.»

Estas enteracionis están arregru a lo que dizi a lo primeru en el prólogu de l’obra, onde habla de tú que tiés unos prencipios castúo [sic] deprendíos pa Valencia de Alcántara i un incompresibli mos ensenrreamos ajecha p’aquí, espurga p’ayá juronenado el palrá castúo y habemus descrebío sin rengaero. Sigui siendu un aljetivu el palral castúo, pero ya ena entrodución que le hazi Jenaro Cajal de Gorbea ya mos quea craru que pa essus añus entre las quarillas de leíus se gastava la parabra castúo como sinónimus de estremeñu:

«Hay que reconocer que en Vocabulario hay muchos términos, voces y locuciones a los que no se concoe su origen y raíz. Puden ser los restos de aquel lenguaje ya desaparecido, y que ho se agrupan algunos con mayor fuerza en la variedad dialectal que familiarmente llamamos “castúo” o en otras modalides a las que Gabriel y Galán y en Chamizo consideramos como mayores exponentes».

Aquí quea pola manu que dende essus añus prencipia a tenel el estremeñu, nombri tradicional i populal pa la lengua en Estremaúra, junta las variantis vernáculas, una nomenclatura dá pola genti leía: el castúo.

Enos ochenta, dispués de que los concursus de poesía en habla populal como el de Ruta de la Plata hueran teníu bastanti acogía i autoris de toas partis de Estremaúra apostaran en certámin assina sus versus en estremeñu, apareci un parabreru nuevu. En aquellus abarullantis añus se estava cuajandu un pensal en estremeñu, pos estudiosus, profesoris i escrivientis estavan enreaus en custionis del estremeñu. Es de pa essus añus quandu sacan el Diccionario extremeño de Antonio Viudas Camarasa, tuviendu la primel edición en 1980 i la segunda ochu añus dispués. Acuímus a las sus páginas i landeamus entre la mestura de vozis i topamus velequí “cahtúo”. El señol Camarasa mos defini assina castúo:

«Cahtúo. m. y f.; adj. Sinónimo de extremeño; se refiere al pueblo y a la modalidad de habla en Extremadura.»

Dispués le sigui una retahila de opinionis de otrus autoris a tentu de términu i sentíu de castúo. Pa arrematal la entrá assegura:

«Por nuestra parte hemos oído hablar, en la actualidad, de la bancera cahtúa, de la voz cahtúa y de cantautores en cahtúo».

Dende los andaris de la genti leía se esparramó entre la lengua común la parabra castúo, passandu primeru polos ceaçus folclóricus i de recitalis, tuviendu la vos castúo como legítima de lo estremeñu. Las associacionis culturales i grupus folclóricus s’án encargau de destendel el usu del castúo i de lo castúo.

Pa arremati cuentas, el DRAE enclúi enas sus páginas la parabra castúo:

«castúo, a. (De castudo, der. de casta). adj. Ext. Mantenedor de la casta de labradores que cultivaron por sí mismos sus propias tierras. || 2. extremeño (ǁ natural de Extremadura). U. t. c. s. || 3. m. Modalidad de habla de Extremadura.»

Queava pa simienti rábanu la nomenclatura extremeño entre los dialectólogus mas rezientis, descareciendu el nombri populal estremeñu. Por estremeñu es conocíu lo que hablan los estremeñus i assina lo mientan los agüelus. Preva es el ALPI, trabaju en que está presenti el términu entre los encuestaus, i tamién las nuevas envestigacionis hechas onde se vei que la genti mayol, inorandu qué es castúo, dizi estremeñu o como aconteci en angunus puebrus con concencia lingüística serraíllanu, garrovillanu o torrojoncillanu, pero no castúo.

Mapa las hablas estremeñas formi l'opinión dialectológica ogañu

En ogañu, el gabarruñu, como diría Gabriel y Galán, está mu añuau, pos el assuntu á díu de lo literariu a lo políticu i mesmu quasi que setariu. Pos velequí, castúo está atijau a las hablas estremeñas de Baajós i estremeñu a la de Caçris, sobre tó a las de la parti norti-ocidental. Esta farsa división á hechu que los propius filólogus se creyeran que las hablas de Baajós son destintas de las de Caçris, llevandu lo lingüísticu a la división provincial, sin miral pola estoria o los estudius, dixendu que el estremeñu es altu —cacereñu—, baxu —pacensi— i que los núclius conservaoris como Garrovillas, Serraílla, La Mairoñera o Çorita son cantonis lingüísticus. Pero ai mas entovía: el hechu de atijal castúo a l’obra de Chamizo i lo estremeñu a lo de Gabriel y Galán s’á criau una concencia sociolingüística i políticu-literaria escapás p'ataraçal el continiu lingüísticu estremeñu formi las provincias i formi los autoris que los escrivin. En esta creencia mos amus criau tós i vá a costal muchu hazel vél las cosas como son. I, ave, quális son estas cosas?

· Castúo, -a es un neologismu criau pol Chamizo, poeta en lengua vernácula, pa llamal a los estremeñus labraoris, castizus i castus, hormalis, cristianus i buenus, que guardan las sus tradicionis.

· El nombri de castúo pa mental a la lengua es rezienti, frutu de la nomenclatura que la genti leía —la huerça d’ellus no palrantis— á dau a las hablas estremeñas enos sus escritus.

· Lo mesmu Gabriel y Galán que Chamizo escrivierun en estremeñu, enas hablas localis correspondientis.

Es por ellu que dende agora á de llamal-si a las cosas por su nombri, siendu estremeñu como se conocin las hablas estremeñas i pa sel mas puntualis, las que vienin del leonés. Castúo tien de gastal-si en el sentíu que dixu’l autol sin abarullal mas la custión.

…………………………………………………………………………………………

De má que, eno tocanti a lo lingüísticu, pola mi parti, dexu de llamal castúo a la variedá castellana d’origin medieval en Estremaúra i dexu de gastá-lu con sentíu lingüísticu. Las envestigacionis a tentu de qué es castúo i los estudius lingüísticus que ei hechu en esti tiempu me llevan a llamal las cosas por su nombri. Esperu que cono espricau aquí s’aigan convencíu de hazel lo propiu i prencipiemus tós a dexal de tracamundeal las parabras.

3 comentarios:

Manuel Trinidad dijo...

Estimado Fraili, un buen artículo muy bien documentado pero no estoy muy de acuerdo con tu conclusión, despreciando el término "castúo" por mucho que su origen estuviera en Luis Chamizo.

No te olvides nunca que nosotros somos defensores de lo popular, de dar el protagonismo al pueblo que nunca tuvo y los que cambian, modifican, crean, adaptan..etc. las lenguas es el pueblo y así fue como el latín se convirtió en las lenguas romances que derivaron al castellano.

Lo que te quiero decir con esto, es que el término "castúo" como sinónimo de habla extremeña, ha sido el pueblo el que lo ha adoptado y no ningún poeta o filólogo y para comprobarlo sólo tienes que salir con una grabadora a cualquier calle de un pueblo extremeño y preguntar ¿que es para ti el castúo? y prácticamente todo el mundo te responderá que una forma de hablar.

No cometamos el error de ser tan supertécnicos y utilizar tantos razonamientos filólogicos, que al final nos apartemos de nuestro verdadero y único objetivo: El conseguir que el pueblo extremeño valore su lengua y su cultura y si le son familiares unos nombres más que otros ¿Por qué no utilizarlos?

PabloRD dijo...

Te visité http://metalosaurio.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Ismael, hablas mal del castú, cuando tu lo aceptabas como tal en tu primer articulo y si no vel-lu.