lunes, septiembre 12, 2011

Los Inojalis

Me dixu José María, de Anhinojo Folk, que ya tenían el discu de Cantaris de trasantiel sacau. Le respondí: "Pos, mira, si estás en el puebru vo a por él i de passu m'enseñas el lugal". Tenía que ajorral de Coria, assinque poquinu costava desvial-si una mijina en cruzandu Taju pa dil a Los Inojalis. José María me hizu de ciceroni. Dendi aquí, muchas gracias. Descarecía lo que es la arquitectura dela parti nueva porque está bastanti remoceá pa comu él lo conoció, mos huimus pala parti vieja, andi judíus, cristianus i musulmanis quearun la su huélliga más presentera.


Escúu a la entrá

Enque enos rétulus, endicaoris i mesmu cancionis apareça el nombri de "Hinojal", los garrovillanus dixun de siempri alas tierras andi está alevantau el puebru "Los Inojalis", topónimu mas antiguu i que ya apenas quea entre los vezinus del lugal. La prenunciacion moerna i el propiu nombri no tien ná que vél, pos dizin ya Inojal, antigual de Los Inojalis. Prencipiandu pol topónimu, se vei nuevas mostracionis de no respetal el patrimoñu.

Ain tres cosas delas que densiguía se percata unu en Los Inojalis: las pieras, las chimineas i los olivus. La arquitectura tradicional de callis, casas, corralis, etc. gasta la piera comu material prencipal. Cuentan que en esti lugal se halla la tercel cantera mas emportanti de piera del país i no en baldi se vein andiquiera que atisbis enos campus pieras por tós laus.

Calli tradicional

Diendu polas callis largas se llega al norti el lugal, ondi prencipia a destinguil-si la parti mas vieja. Anguna que otra casa de hechura petria apareci, luziendu lindas fachás, arcus que el tiempu quiel encultal i lo más ressaltanti: las chimineas. Son costrucionis de ladrillu con hormas mu curiosas, de más o menus largura, arrematás en un pingurutu. Alo vistu, antañu tolas casas tenían assina las chimineas, peru que las huerun derrotandu: namás se conservan enas casas mas viejas o enas que no án síu repuestas del tó.

Casa tradicional con chiminea

Mos desviamus pala laguna i prencipamus a andal pol campu, entre las parés de piera. Descubrimus ala gocha, un pozu que dizin el Pozu la Laguna, que se halla al norti. Ogañu muestra un espetu mu nuevu, peru uvu de sel unu delos prencipalis en el lugal. Esti puebru es sitiu de pozus i huentis. I es que comu dizi la copra:

Monroy tiene un castillo;
Talaván tiene La Breña;
Santiago el Castillejo
y en Hinojal La Recuela.


Hontanas, huentis i pozus quierin de descotorrá-lus de fusca i ponel el rétulu. Oxalá i lo hagan i los quein aparentis pal viajanti vé-lus i los vezinus gozal-si.

Pozu la Laguna

San Bertu

Sin salil-mus dela primel pista, dimus a paral a una costrucion delas más ralas que ei vistu ena arquitectura estremeña. Se trata dun templu, la Ermita de San Bertu, duna navi namás, quairá i con una enormi bóveda por cima. Dendi huera se destinguin quatru contrahuertis i una fachá que da la sensacion de faltal algu. La quierin tamien d'arregral.

Endrentu, enas parés se vein a cachus la antigua decoración i justamenti fronteru, la frol de lis, símbolu dela Ordin Santiagu. Antañu, esta ermita servía pa auespedá alos pelegrinus. No puei perdel-si esta peculial costrución el viajanti que vaiga pallá.

Frol de lis


Mas alantrinu están los murus dun vieju cimenteriu que no llegó a cuajal. Agora lo tienin de corralón. Polo vistu, el verdaeru cimenteriu, que dizin sel delos morus, se halla en un cruzi que en el que se puein vel tumbas antropomorfas escarbás en el suelu. Comu curiosiá, toas están apuntandu pal noroesti.

Tumbas los morus
Tirandu pol caminu que vai pa la derecha, dimus al barriu antiguu. Esta parti se caracteriza polos largus murus de piera, las puertas de tabra en bastidoris de ladrillu con arcus rebaxaus. Un regachu, en estas fechas secu, lo atraviessa. Muchas delas antiguas casas ara namás conservan los murus de huera i anguna que otra cantaera. Endrentu, corralonis i uertus.
Que esta parti hue la que más vida tuvu antañu, lo atestigan costrucionis particularis comu presas de piera i olivus centenarius. Dizin que paquí vivían los judíus, en estas parti dahuera, repunteaus. Testimoñu quearun no ena hechura de callis i casas, sino tamien enos apellíus, pos vé-lo equí qu'en Los Inojalis está unu de los apellíus autóctonus: Macarrilla. Es mu capás de sel d'origin ebreu, enque entovía ai que envestigá-llu.
Presa de piera


Olivu centenariu


Regachu en el barriu vieju
Que estus corralonis con olivus i gallinas tuvun vida, lo pruevan tamien las anégotas que cuentan i algotrus restus hallaus. Cerquina duna paré con cantaera, andava un agricultol a aral el uertinu quandu el suelu se hundió alos sus pies i vinu a paral a una cueva: se tratava dun soterrañu con tesorus a sabel de qué antigua familia.

Puertas duna las casas del barriu
Ena praça, que servía de praça torus, ya endrentu del puebru, se vein dos edificius que conservan la hechura antigua: una igresia i una casa con chiminea. La igresia, ogañu envertía en casa, tien por huera los contrahuertis de piera, sirviendu la navi prencipal de patiu i el altal i la sacristía de vivienda. Se conservan, enque con mal avíu, las arquerías, angunus capitelis encalaus i molduras por dentru.
Parras por drentu el templu
Al otru lau la praça está una de las casas tradicionalis que conservan la fachá antigua. Despunta la chiminea, obra de gran lindeza, decorá cona rossa essapétala, de gran representacion ena arquitectura i decoracion del lugal.

Chiminea con rosas essapétalas


Ventana con bolras la igresia
Al norti del tó del caseríu se halla la igresia de Ntra. Señora l'Assuncion. Tien una hermosa fachá, dela que destaca la portá i las ventanas con decoracion de bolronis. La torri está bastanti nueva por huera. Antañu uvu de sirvil de torri de vegilancia, pos dendi ella se vein las torris del castillu de Portozuelu i se controla el ríu Taju i la sierra de Cañaveral.

Decoracion ventana
Acabamus la vesita ahilandu pala Calli la Crus. Pol caminu vemus mostracionis de decoracion, comu la forja d'angunas ventanas, las típicas chimineas, anguna que otra casa con poyatas o la casa delos Alba que tamién tenían possessionis en el lugal.

Chiminea tradicional

Puerta de la casa los Alba

De los Quatru lugaris, Los Inojalis son de los que mas pobracion perdió, tuviendu ogañu unus poquinus de cientus. Ai poca genti mayol en el lugal, de mó que el estremeñu está quasi que destintu. Namás lo vienin palrandu los de 40-50 parriba i siempri en un ámbitu familial o en el campu. Con tó i con essu la lengua cuenta con buena estima entre los hablantis en situacion de diglossia. Me refirierun una anégota de quandu el agora alcaldi, de críu, ena escuela la maestra lo riñó por dizil velequí-lu en preguntandu-li ella polos librus, de má que lo mandó a escrevil por 1000 vezis "aquí está". El zagal estava tan convencíu, que antigual de escrevil "aquí está", pusu toas mil vezis velequí-lu.

1 comentario:

Anhinojo Folk dijo...

Mucha gacia, Ismael,me paji un reportagi mu interesanti del puebru de Inojal