lunes, abril 29, 2013

La calçá de Trugillu a Coria

No se apura Trugillu en vivencias: tantus huerun los pobraoris d'esta milenaria ciá que no se puein albarcal las huélligas que quearun. Alos ojus moernus puean parecel pieras esparramás unas, arremangás otras, hincás pa un lau o acostás pa otru. Alguna paré farrungá, ozenas de portillas, barrigas que ensoman polos çarçalis. Cercas i callejas. I sin embargu, entendemus mejol Trugillu dendi estas cercas o dendi los imponentis canchalis delos sus berrocalis que viendu velallí los palacius: essi es el Trugillu que gusta de regenteal entre turistas espasmaus, escupiendu parriba la estoria del chacineu i la mortandá. Peru amus a dexal los descalientus palos que se sientin ergullosus d'essa estoria negra i volvamus mejol palas callejas de debaxu del castillu, al norti, enantis delas tierras dela Madalena.

Puerta dela Coria
 El viagi mos lleva dendi la puerta dela Coria ata la cerca de Pillito pola calçá romana que ajorra a esta parti dela muralla. 
Puerta dela Coria dendi ahuera
 Formi se sal dela puerta dela Coria puei vel-si la parti dela Madalena en tola su destensión. Dendi alli se vein las varias costrucionis que'l ombri antiguu pusi sin señalal-si nel paisagi, pos dendi largu namás son canchus artificialis i quairaus, en almonía con la plaera.
Arcus
 Al lau unus lindus arcus que sirvin de picaeru sustienin las riquezas que los que dimus a vel más abaxu no conocierun.
Calçá romana
 Siguiendu la verea que es agora la calçá romana que ahila pa Coria mos perdemus entre callejas, portillas i parelis que vain esbarrumbandu-si en silenciu.
Puerta sin engarilla
 Alo largu las callejas se retuercin i alargan comu músculus dun cuerpu que agoniza entre los pocus ganaerus i pastoris que lo assujetan.
Calleja cona calçá
 Las callejas se cierran entre çarças i xaramagus, tapandu el passil, perdiendu-si el suelu i mesmu la propia calleja que se convierti en un passillu vegetal, pocu aptu pa jerselis.
Calleja llena de fusca
 En passandu una vieja portilla con ombreras mistas de piera i ladrillu, entramus ena cerca de Pillito i el coraçón se sobrecogi. Los pies rehilan, no pola umedá dela lluvia rezién caía, más bien comu sintiendu que essi suelu es sagrau. Los Caserones dela Madalena, de frenti, entriegan las sus parelis al tiempu i ala pruma de poetas románticus que alampan polas ruinas del ombri.
Los Caserones dela Madalena
 Atrochíu polas vereas que apeninas se destinguin entre la fusca, ahilamus de frenti en cata duna otra paredi de cerca i allá atrasoti, escamuflau en otra cerca i inculta entre el verdol dela plaera s'assitian los restus duna basílica o quandu menus essu dizin.
Basílica
 No sedría ralu que l'arquitetura del ássidi que se condura entrillau ena paredi duna cerca mos convidi a pensal en un templu. Es suelu sagrau, se sienti enos pies, peru más antiguu que essus restus medievalis.
Ássidi
 Los sillaris que dehechamenti destraçan el ássidi es lo mejol que puei aprecial-si esti yacimientu. 
Sillaris del ássidi
 De frenti a este cabeceru se puei barruntal el arranqui delos murus enterraus en el terragueríu, en baxu del xaramagueu.
Pozeta
 Los sillaris están esparramaus, peru puei vel-si un ángulu duna pozeta (una pila, quiciá?) a escassus metrus del ássidi.
Cerca

Arremati del ássidi

Sillal

Sillal
Es compricau echal-si una idea del importanti d'esta parti de Trugillu. Cimenterius i templus de tolas épocas alevantaus cona piera provincia están por aquí. Tumbas, lápidas, urnias i vasijas s'encontrarun. Monolitus, calçás i murus están por tós laus i mos están piiendu respetu i conocencia con una vos bronca de granu i en lenguas que ya no se palran paquí. El verdaeru Trugillu, clissau polos palacius, permaneci incultu enos campus, apenas conociu polas vacas.

No hay comentarios: